«La única culpable es la propia empresa con sus decisiones»

El colectivo de trabajadores de Montrasa que prestaban servicio en Alcoa y que fueron despedidos hace cerca de tres años, principales acreedores de la compañía, sostienen que «la única culpable de la liquidación y el cierre es la propia empresa con sus decisiones». Recuerdan que fue Montrasa la que optó por rescindir el contrato con Alcoa, por lo que fue condenada a la nulidad de los despidos. Después de eso, la siguiente medida fue aplicar un despido colectivo, que los tribunales consideraron nuevamente nulo. Posteriormente se aprobó un expediente de regulación de empleo (ERE) que afectaba a toda la plantilla pero solo implicó la suspensión de los contratos de este colectivo de trabajadores, que continúan suspendidos a día hoy con la única excepción de los que, por su edad, han podido prejubilarse. El expediente está impugnado ante el Tribunal Superior de Justicia de Asturias y a la espera de resolución. Los trabajadores solicitan nuevamente la nulidad del mismo.

 

Fotos

Vídeos