Universidad y Principado avanzan en el estudio de la fosa común de La Pinera

Una de las concentraciones en defensa de la protección de la fosa de La Pinera. / MARIETA
Una de las concentraciones en defensa de la protección de la fosa de La Pinera. / MARIETA

Los técnicos han realizado las mediciones de georadar y tomografía para establecer su ubicación exacta y los restos que podría haber enterrados

A. SANTOS AVILÉS.

Casi al mismo ritmo que avanzan las obras de enlace de la autovía AI-81 con el PEPA, los técnicos de la Universidad de Oviedo y del Principado se han apresurado en las últimas semanas en su estudio de la fosa común de La Pinera, situada junto al entramado de carreteras que se están construyendo, aunque con una protección especial hasta que se arroje luz sobre su ubicación definitiva y los posibles restos humanos que pueda contener.

Según confirmó ayer el grupo de trabajo, el informe aún no está elaborado, pero a finales del pasado mes de julio se realizaron las pruebas de georadar y tomografía sobre el terreno. La Universidad comunicó este avance hace unos días, y a partir de ahora se abre un periodo de espera hasta conocer los resultados que marcarán los siguientes pasos a seguir. La zona está protegida de los trabajos, pero se quiere saber con exactitud el lugar en el que se encuentra la fosa y cuántos restos y de qué tipo puede haber enterrados.

Desde el grupo de trabajo de la Fosa de La Pinera se emitió ayer un comunicado en el que se asegura que «valoramos positivamente las últimas actuaciones realizadas para localizar y preservarla. Esta fosa, registrada en el mapa de fosas de Asturias realizado por la Universidad de Oviedo y catalogada también en el mapa de fosas del Ministerio de Justicia, estaba amenazada por las obras que actualmente se realizan para enlazar la autopista con el polígono industrial del PEPA».

La fosa quedaba dentro de una gran rotonda por lo que, en un primer momento, se logró obtener su preservación de las obras realizadas mediante la contratación por parte del Principado de un arqueólogo a petición de este grupo y del ayuntamiento de Avilés. Dado que la fosa quedaba totalmente aislada, se propuso una ampliación de las investigaciones para localizar exactamente el lugar y así poder emprender en un futuro su completa preservación garantizando, con ello, el cumplimiento de la Ley de Memoria.

Desde el grupo se valora también positivamente «la implicación de las asociaciones de memoria que han dado cobertura a las peticiones del grupo; también a los grupos políticos que han colaborado y a las instituciones, Ayuntamiento de Avilés y Principado por escuchar las peticiones y buscar una solución».

Desde un primer momento, el grupo ha trabajado «para que fuesen las instituciones quienes aportasen una solución y se hiciesen cargo del estudio y preservación de la fosa. Por ello, esperando los resultados de los estudios técnicos, desde el grupo valoramos muy positivamente el camino recorrido donde el consenso y la colaboración han sido el factor principal para la consecución de los objetivos previstos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos