Los vehículos menos contaminantes tendrán una rebaja en la tarifa de la zona azul

Un vehículo con el nuevo distintivo de la DGT, estacionado en la plaza de La Merced. / MARIETA
Un vehículo con el nuevo distintivo de la DGT, estacionado en la plaza de La Merced. / MARIETA

El gobierno local avanzará el próximo año en una medida sostenible que establece el precio en función de las pegatinas ecológicas

ALBERTO SANTOS AVILÉS.

El gobierno municipal de Avilés diseñará el próximo año medidas relacionadas con el tráfico para cumplir los parámetros y recomendaciones del Plan de Calidad del Aire. Una de ellas será el establecimiento de incentivos para la renovación del parque de vehículos, es decir, para que cada vez circulen por Avilés menos coches contaminantes. Quienes tengan derecho a lucir en sus parabrisas las pegatinas ecológicas que autoriza la Dirección General de Tráfico (DGT), se beneficiarán de una rebaja en la zona azul. Las tarifas se establecerán según los colores de los distintivos, es decir, en función de las características de los coches y de sus emisiones contaminantes.

La intención del gobierno local es avanzar en los próximos meses en una nueva ordenanza que recogería las bonificaciones en la zona azul según la calificación energética de cada vehículo. Esta medida implicaría, entre otras cosas, una modificación del actual contrato de cesión de la gestión de la ORA que actualmente está en manos de Dornier. También habría que afrontar cambios en los parquímetros para adaptarlos a las nuevas tarifas.

Según explica la DGT, el reparto de pegatinas iniciado en 2017 «tiene como objetivo discriminar positivamente a los vehículos más respetuosos con el medio ambiente, y ser un instrumento eficaz para establecer políticas municipales que sean útiles en episodios de alta contaminación, permita establecer zonas de bajas emisiones en los centros urbanos y contribuya al mismo tiempo a la promoción de vehículos propulsados por energías alternativas». Los distintivos que concede la DGT han sido diseñados para reconocer a los vehículos menos contaminantes en función del impacto medioambiental. Los turismos de gasolina anteriores al año 2000, y los diésel con más de diez años, no recibirán el adhesivo, por lo que se exponen a mayores restricciones en un futuro.

Más información

La idea estaba incluida en el Plan nacional de calidad del aire y protección de la atmósfera 2013-2016, que urgía a tomar medidas contra el tráfico, tras detectar que en las grandes ciudades son los vehículos las principales fuentes de partículas contaminantes. En Avilés, un informe de la Consejería de Medio Ambiente en 2017 atribuía al tráfico la mitad de las emisiones de partículas pm que registran las estaciones medidoras, por lo que señalaba la necesidad de articular e implementar planes de movilidad tanto a nivel local como a nivel del área central de Asturias.

En cuanto a los distintivos ecológicos para determinar cuántos vehículos se beneficiarían en Avilés de pagar menos en la zona azul, según los parámetros de la DGT se beneficiarían en distinto importe (según sus emisiones) 22.938 turismos de los 39.918 que forman parte del parque móvil local. Se quedarían, por tanto, fuera 16.980 coches, cifra en la que se engloban todos los de gasolina más antiguos del año 2000 y los diésel de diez o más años.

Los más beneficiados serían los que entrarían en la categoría de 'Cero emisiones' premiados con una pegatina azul, que son los eléctricos, si bien actualmente solo constan cinco unidades matriculadas en Avilés con esas características, aunque hay que tener en cuenta que la zona azul es utilizada por coches inscritos en otras localidades. En Asturias la cifra no llega a doscientos.

Los vehículos híbridos pueden solicitar su distintivo 'Eco', mientras que la pegatina 'B' está reservada para motores de gasolina con menos de diez años y diésel de 2014 y más reciente. La letra 'B' designa a los coches de gasolina desde el año 2000 y a los diésel desde 2006.