Veneración de la cruz

Directiva de la Cofradía con el párroco a la derecha. /  PATRICIA BREGÓN
Directiva de la Cofradía con el párroco a la derecha. / PATRICIA BREGÓN

La Real Cofradía de la Soledad celebra hoy en Santo Tomás la Exaltación de la Cruz con su Lignum Crucis como protagonista

C. R. AVILÉS.

La Real Cofradía de la Soledad y de la Santa Vera Cruz celebra hoy la Exaltación de la Cruz, una fiesta cristiana en la que se veneran las reliquias de la cruz de Cristo en Jerusalén y que en el templo de Santo Tomás de Cantorbery tendrá como protagonista el Lignum Crucis de la Cofradía, que cumple un año de exposición permanente. La celebración comenzará a las siete de la tarde con su exposición en el altar y una procesión a las 19.30 horas por el interior de la iglesia. La misa, ofrecida a todos los cofrades difuntos del año, será cantada por la Agrupación Polifónica Centro Asturiano de Avilés. Al finalizar la Eucaristía se podrá adorar el Lignum Crucis.

El Lignum Crucis, un trozo de madera de la cruz en la que murió Jesucristo, fue un regalo del Monasterio de Santo Toribio de Liébana en 1955 a Avilés. Custodiado por la Real Cofradía de la Soledad desde entonces, el año pasado se decidió exponerlo de manera permanente en la Capilla de la Virgen de la Soledad en el templo de Santo Tomás, con la colaboración del anterior y el actual párroco, José Antonio González Montoto y Reinerio Rodríguez Fernández, respectivamente. Desde entonces, la reliquia se ha descubierto como un imán tanto para los fieles como para los peregrinos que cubren el Camino de Santiago por una motivación religiosa.

Pero no solo. Según el párroco, entre doce y quince personas en verano y seis, en invierno, se acercan diariamente el templo para visitar el Lignum Crucis. Llegan, también, algunos grupos de otras parroquias y turistas informados en la Oficina de Turismo. Por nacionalidades, destaca un número importante de extranjeros, de países tan variopintos como Estados Unidos, Australia, Japón, China y Alemania, cuyos súbditos tienen gratamente sorprendido al párroco por la gran y buena información con la que llegan hasta el Lignum Crucis. «Ahora la gente entra en iglesia desde primera hora de la mañana», señala como principal cambio desde que la reliquia permanece expuesta.

Desde la Real Cofradía reclaman al Ayuntamiento la señal vertical que había prometido instalar en la misma plaza de la Merced indicando la presencia del madero en el interior del templo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos