«Vengo a hacer un PP grande con gente en todos los sectores de la sociedad»

Pedro de Rueda, en la calle La Cámara. / PATRICIA BREGÓN
Pedro de Rueda, en la calle La Cámara. / PATRICIA BREGÓN

«El congreso no va a solucionar los problemas de un plumazo, pero los militantes van a poder escoger lo que quieren»

AVILÉS.

Pedro de Rueda dio el salto a la política tras haber sido director del hotel Zen Balagares y presidente del Club de Empresas de Avilés y Comarca. A finales de mayo, la dirección regional del Partido Popular le encomendó la misión de dirigir la gestora del partido en la ciudad, donde ya bullían las tensiones internas. Ahora acaba de dar un nuevo paso al frente postulándose como candidato a presidir el PP local.

-Cuando asumió la presidencia de la gestora afirmó que no se presentaría al congreso. ¿Qué le ha hecho cambiar de opinión?

-Cierto. Cuando lo dije en su momento dije la verdad. No era mi intención, pero tampoco había logrado entonces afiliar a cuatrocientas personas con un objetivo común. Lo que ocurre es que gran parte de ellas me lo pidieron. Lo sopesé y dije que sí.

-No es un reto pequeño.

-No lo es, pero estoy muy ilusionado.

-Sus contrincantes le reprochan no vivir en Avilés.

-En una ciudad como Avilés, mucha gente pernocta en un concejo cercano y no me parece que eso sea impedimento para pasar las horas del día y hacer una vida plena en Avilés. Hay miles de personas que trabajan aquí y viven fuera o que viven fuera y trabajan aquí. Si eso es todo lo que tienen que reprocharme, es un halago.

-Le reprochan también no tener un modelo de ciudad.

-Hace muchos años que tengo un modelo para Avilés, una ciudad que tiene que seguir siendo industrial y completar sus infraestructuras como está haciendo Íñigo de la Serna, que es el mejor ministro de Fomento para Avilés en los últimos treinta años. Y a partir de ahí, que es la base, hay que desarrollar una ciudad más amable, que compagine turismo, comercio, deporte. Una ciudad más habitable, atractiva, moderna que iremos presentando en campaña.

-¿Está de acuerdo con la decisión del portavoz, Carlos Rodríguez de la Torre, de no seguir negociando los presupuestos con el Partido Socialista?

-Es que con el PSOE hay una parálisis. Los presupuestos de los últimos treinta años no han servido para solucionar los problemas de Avilés. Nosotros creemos que tienen que ser otra cosa. Es verdad que se está mejor con presupuestos que sin ellos, pero con unos que no aportan nada tampoco se avanza. Nos hemos sentado a negociar y no ha podido ser.

-¿Qué tienen de malo las cuentas del gobierno?

-Sobre todo la distribución del gasto. Nosotros queríamos más inversión y más empuje para propiciar una reactivación económica, pero no ha sido posible el cambio de partidas.

-Los tres concejales críticos siguen convocando ruedas de prensa sin autorización de la gestora.

-Hay compañeros de partido que se autodenominan críticos y que piensan que están por encima de la jerarquía, del partido, y que están en posesión de la razón. Pero los líos, el «y tú más» y todas esas cosas no van conmigo. Yo estoy decidido a hablar en positivo y de propuestas. Ellos pueden seguir haciendo lo que creen que les va a dar resultado, que yo haré lo que creo que me va a dar resultado a mí, que es unir mucha gente al equipo.

-Ha estado al frente de la gestora durante ocho meses y no ha sido capaz de poner orden.

-No venía a poner orden, y creo que eso es algo que debe quedar claro. Que el Partido Popular de Avilés tiene problemas no es un secreto. No hay más que repasar los periódicos como LA VOZ para ver que esos problemas vienen de lejos, no del día que yo empecé a presidir la gestora. Y viene de lejos precisamente por no abrir el partido y por no hablar en positivo. Había mucha distensión interna y poco crecimiento, y lo que he hecho es meter a mucha gente en el partido para trabajar por Avilés. La gestora era algo temporal, eso lo sabíamos todos, y ahora es el momento de votar y comenzar a construir.

-Sorprende esa elevada cifra de nuevas afiliaciones. ¿Cómo las han logrado?

-Porque conozco a mucha gente y me gusta Avilés. Me he sentado con ellos y les he expuesto mi proyecto, y me he dado cuenta de que hay mucha gente harta, que nos votaba pero no se afiliaba porque no le gustaba como funcionaba el partido, y ahora le gusta. Habrá que demostrarles que somos capaces de cambiar las cosas. Y además me he rodeado de un buen equipo, desde el portavoz y las concejalas o la secretaria general, Esther Llamazares, por citar a algunos. Veinticinco o treinta personas han estado trabajando conmigo para levantar este proyecto.

-Echando la vista atrás, ¿la gestora fue una buena idea?

-La antigua presidenta se presentó al congreso regional, en su legítimo derecho, y perdió por una abrumadora mayoría, y yo creo que cuando uno pierde hay que saber irse, pero no irse y dejar a tu delfín. Creo que Partido Popular de Avilés necesitaba algo nuevo. Era muy pequeño, tenía pocos militantes, y la clave es que un partido en Avilés tiene que ser grande, tener gente que sepa de cada sector, un equipo muy grande. Y estaba claro que había que cambiar lo que había.

-¿Cuánto han pesado las declaraciones de los últimos días y los expedientes abiertos en la convocatoria del congreso?

-Nada. Puse algunos de los hechos en conocimiento del comité de derechos y garantías, pero no soy juez y parte. Y en el caso de Zarracina, estamos hablando de unos hechos de hace cuatro meses.

-El congreso, ¿puede solucionar los problemas internos?

-El congreso es la base para solucionar los problemas. No va a arreglar nada de un plumazo, pero el partido va a escoger lo que quiere. Va a elegir si quiere a una persona que quiere a Avilés, viene a trabajar, no quiere líos y que ha sido capaz de incorporar a más gente que en los últimos veinte años, o si quiere lo que ha habido hasta ahora. Yo quiero que un día gobernemos con otras ideas. En el partido hay un debate sobre quién debe estar dónde y de qué manera se hacen las cosas, pero ese es un debate interno, y creo que a partir del congreso podremos comenzar a trabajar.

-¿Se ve ganador?

-Todo el que se presenta se ve ganador.

-Y, ¿qué espera del sector crítico después del congreso?

-Espero que el que pierda acepte la derrota. Solo hay dos escenarios. Si los militantes nos escogen a nosotros elegirán un partido que será como debe ser siempre una organización, con ideas propias pero en sintonía con su dirección regional y nacional. Lo otro es un reino de taifas con un discurso de que en Oviedo no se les entiende que en los partido y en las empresas no conviene.

-Se ve de presidente del partido. ¿Se ve también de cabeza de lista?

-Bueno, ese no es ahora el debate. Cuando llegue lo pensaré, pero mi objetivo principal ahora es construir un partido del que salga un candidato que pueda ser alcalde en 2019. Muchas veces se afilia a gente para ganar congresos, pero ayer mismo (por antes de ayer) mi equipo afilió a seis personas que no van a poder votar en el congreso. Y no vamos a parar, porque cuanto más grandes seamos más posibilidades tendremos de ganar las elecciones. Tenemos que estar en todos los barrios y en todos los sectores de la sociedad civil. Tiene que haber grupos de trabajo y en la sede debe haber vida. Lo del candidato no toca ahora.

-¿Seguirá como diputado en la Junta? ¿Es compatible?

-Es perfectamente compatible e incluso conveniente que alguien traslade a la Junta General del Principado los problemas de Avilés.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos