Villalegre encuentra novios: Leticia Coello y Juanjo Martínez protagonizarán el Rito del Beso

Juanjo Martínez y Leticia Coello con 'Brownie' en el medio. / LVA
Juanjo Martínez y Leticia Coello con 'Brownie' en el medio. / LVA

Tras veintiún años de noviazgo, la pareja protagonizará esta tradición el próximo 11 de junio

C. DEL RÍO AVILÉS.

Juanjo Martínez Ascanio y Leticia Coello Méndez han salido al rescate del Rito del Beso, la tradición que cerrará las Fiestas del Puchero el 11 de junio y que la Asociación de Vecinos El Marapico de Villalegre trata de mantener viva después de tres décadas.

Él es el «culpable» de que una mujer «tímida y vergonzosa» como ella vaya a coprotagonizar una tradición demasiado pública para su gusto. Y todo por haber comenzado a tratar el tema «medio en broma, medio en serio». «Veíamos que no encontraban a ninguna pareja y que iba a ser el fin de la tradición así que Juanjo dijo que si no encontraban a nadie íbamos nosotros». Y ella le siguió el juego. «¡Yo no pensé que esto fuera pasar! He visto vídeos y fotos y ya empieza a subirme el nervio», se reía ayer en un descanso de su jornada de trabajo.

Juanjo es de Villalegre y ella como si lo fuera porque llevan como pareja veintiún años. La idea de la boda la tienen en mente desde hace algunos años pero el hecho de que ella esté trabajando en Laredo (Cantabria) no ayuda. «Voy siempre que descanso, pero aún no he pedido los días para el rito», bromeaba en conversación telefónica con este periódico antes, incluso, de haber compartido la noticia con la familia. «Lo está contando Juanjo en el grupo de WhatsApp'», confirmaba. «Oye, ¿no tendré que hablar en público, no? Mis temblores van a ser memorables», aventuraba.

Juanjo, por su parte, emitía una especie de disculpa por haberse metido en camisa de once varas. «Le dije a la presidenta de la asociación de vecinos que no me importaba que fuéramos nosotros, pero se lo propuse en plan comedia», afirmaba. Tras saberse que iban a ser ellos, «unos nos animan y otros nos dicen que vamos a pasar muchas vergüenza». A sus 38 años, Juanjo no tiene en la cabeza la idea de batir ningún récord, si acaso al contrario. «Quiero rajarlo solo un 'poquitín'. No, en serio, que salgan los cachos que salgan», manifestaba.

Lo que sí les gustaría es que durante el rito les acompañase «nuestro niño», su perro Brownie, que adoptaron siendo un cachorro y que es uno más de la familia.

Temas

Avilés