Windar se adjudica la fabricación de 62 soportes para un parque eólico en Francia

Orlando Alonso, presidente de Windar, primero por la izquierda, ayer en el puerto de Brest junto a las autoridades bretonas, el presidente de Ailes Marines, Jonathan Cole, la presidenta de Navantia, Susana de Sarriá, la vicepresidenta comercial de la compañía, Sofía Honrubia, el director comercial de Windar, Justo Acedo, y José Luis Viquera, director comercial de Navantia. / NAVANTIA
Orlando Alonso, presidente de Windar, primero por la izquierda, ayer en el puerto de Brest junto a las autoridades bretonas, el presidente de Ailes Marines, Jonathan Cole, la presidenta de Navantia, Susana de Sarriá, la vicepresidenta comercial de la compañía, Sofía Honrubia, el director comercial de Windar, Justo Acedo, y José Luis Viquera, director comercial de Navantia. / NAVANTIA

En UTE con Navantia construirá a partir del verano de 2020 los piles en la planta de Avilés, mientras que los jackets se harán en Galicia

RUTH ARIASAVILÉS.

La Unión Temporal de Empresas entre Navantia y la avilesina Windar ha vuelto a adjudicarse la construcción de los soportes para un parque eólico marino, en esta ocasión en la Bretaña francesa. Fabricarán 62 estructuras para el parque de Saint-Brieuc, que tendrá una extensión de 78 kilómetros cuadrados y una capacidad de generación eléctrica de hasta 496 megawatios.

Adjudicado a Ailes Marines SAS, una compañía participada al 70% por Iberdrola, es el primer proyecto a gran escala de eólica marina en Bretaña y uno de los primeros en Francia en lograr todos los permisos necesarios por parte de las administraciones para su construcción y explotación, según explica la propia Iberdrola.

La adjudicación del proyecto se confirmó ayer en un acto celebrado en el puerto de Brest en el que estuvieron presentes el presidente de Windar, Orlando Alonso, y Justo Acedo, su director general, junto al presidente de Ailes Marines, Jonathan Cole, la presidenta de Navantia y su directora comercial, Susana de Sarriá y Sofía Honrubia respectivamente, además de distintas autoridades bretonas.

El parque de Saint-Brieuc es el primer proyecto a gran escala de eólica marina en Bretaña La avilesina Windar sigue consolidándose como uno de los principales proveedores mundiales

Está previsto que el contrato de fabricación se firme el próximo mes de febrero y los planos se puedan aprobar en mayo, tras lo que comenzaría la fabricación propiamente dicha a lo largo del verano. El esquema será el que se sigue habitualmente en la UTE, que contempla que los jackets se realicen en los astilleros de Navantia en la localidad gallega de Fene, mientras que los piles se construirán en las instalaciones de Windar en Avilés. El contrato contempla además una parte de contenido local, que se realizará en Brest, como son los stabbings, es decir, los nudos inferiores y la estructura de celosía para 34 de los 62 jackets. La integración de todos los subconjuntos se realizará completamente en Fene.

«Supone oportunidades»

El contrato es el más importante firmado hasta ahora por Navantia-Windar en el mercado francés, siendo además la UTE el suministrador único de jackets para este parque eólico. En encargo supone, además, «la fidelización de Iberdrola como cliente relevante», explica Navantia, que considera además que puede suponer «oportunidades en otros parques eólicos, tanto de jackets como de subestaciones».

Los jackets tendrán tres patas y serán de mayor tamaño que los construidos anteriormente. Se distribuirán en siete filas posicionadas según las corrientes marinas de la zona a 16,3 kilómetros de la costa, con 1,3 kilómetros de separación entre cada fila y uno entre cada turbina, que serán suministradas por Siemens Gamesa con ocho megawatios de potencia cada una, 496 en total. Alcanzarán una altura de 207 metros y estarán dotadas de tecnología 'direct drive'. Las palas, de casi 82 metros de longitud, supondrán una mejora de la producción anual de energía del 20% respecto al modelo anterior.

Ailes Marine, un consorcio en el que además de Iberdrola participan también las empresas francesas RES y Caisse Des Dépôts, ya ha finalizado la primera fase de construcción del proyecto: el análisis de las condiciones técnicas y ambientales del emplazamiento. Durante dos años se ha analizado el potencial eólico de la zona mediante un sistema que se sirve de tecnología láser para determinar de forma precisa la dirección predominante del viento para identificar la orientación óptima de los aerogeneradores.

Con este nuevo contrato, Windar sigue consolidándose como uno de los principales proveedores internacionales de componentes de eólica marina a nivel mundial, y se refuerza la relación con Navantia. En Unión Temporal de Empresas ya han participado en la construcción del mayor parque eólico flotante del mundo, frente a la costa de Viana do Castelo, en Portugal, denominado Windfloat, además de en el de n el de Hywind, en Escocia, entre los proyectos conjuntos más recientes.