Windar construirá en Avilés el mayor parque eólico flotante del mundo

Windar construirá en Avilés el mayor parque eólico flotante del mundo
Parque eólico Wikinger, en el mar Báltico, parte de cuya estructura ha sido fabricada por la empresa asturiana Windar en Avilés. / J. J. MEDINA

Lo hará en sus plantas de Avilés y Fene para instalarlo frente a la costa de Portugal, a unos veinte kilómetros de Viana do Castelo

R. A. / AGENCIAS AVILÉS.

La empresa avilesina Windar Renovables, del Grupo Daniel Alonso, participará en la construcción del mayor parque eólico flotante del mundo, que será además el primero que se levante sobre plataformas semisumergibles. Será posible gracias a un préstamo de sesenta millones de euros concedido por el Banco Europeo de Inversiones a Windplus, una filial de la portuguesa EdP Renovables, que posee en 79,4%, la petrolera Repsol y Principle Power, que participan en un 19,4 y 1,2% respectivamente.

«Estamos encantados de apoyar un proyecto que representa un hito para el sector de las energías renovables y financiar tecnología energética de última generación que se implementará en Portugal y que posibilitará la instalación de parques eólicos en ubicaciones donde hasta ahora era imposible hacerlo», señaló ayer la vicepresidenta del BEI, Emma Navarro.

El acuerdo entre el BEI y EdP se firmó ayer en Lisboa, donde también se presentó el proyecto de este parque que se levantará a unos veinte kilómetros de la localidad de Viana do Castelo y será capaz de producir la energía necesaria para abastecer a 60.000 hogares durante un año.

«Se construirá donde hasta ahora era imposible hacerlo», destaca Emma Navarro

La inversión total de este proyecto, denominado Windfloat Atlantic, será de 125 millones de euros. Además del préstamo del BEI, también recibirá 29,9 millones de euros del programa NER300 de la Unión Europea y seis millones del Gobierno luso a través del fondo para la reducción de emisiones de carbono, mientras que el resto de la inversión correrá a cargo de los accionistas.

El consejero delegado de EdP, António Mexia, señaló durante el acto que este proyecto «pionero» posiciona al grupo portugués «en el liderazgo de la energía eólica a nivel mundial» y que la iniciativa ya dio «pruebas de éxito» en la primera fase.

Las plataformas

En esa primera fase se realizaron pruebas con una única turbina de 2 megavatios que fue capaz de aguantar olas de más de quince metros de altura, desveló Mexia, quien explicó que en la segunda fase que arranca ahora se instalarán tres turbinas de 8,4 megavatios cada una. Dos de las plataformas están siendo construidas en Setúbal, al sur de Lisboa, y la otra se fabricará en España. Lo hará Windar en sus instalaciones tanto de Avilés como de Fene.

Está previsto que las plataformas, que quedarán instaladas en aguas con una profundidad de 100 metros, puedan estar operativas a finales del próximo año, según avanzó el máximo responsable de EdP Renovables, João Manso Neto, quien afirmó que es necesario ser «muy ambiciosos para bajar los costes de producción de energía».

El director financiero de Repsol, Antonio Lorenzo, aseguró por su parte que «generar electricidad con bajas emisiones es una prioridad» de la compañía y que pretenden «seguir avanzando en la línea» de la transición energética.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos