La zona de accesos al PEPA en la antigua AI-81 tendrá un nuevo carril al eliminar la mediana

La zona de accesos al PEPA en la antigua AI-81 tendrá un nuevo carril al eliminar la mediana

A lo largo de este mes se producirán nuevos cortes de tráfico, los últimos, ya que se prevé finalizar las obras en febrero

YOLANDA DE LUIS AVILÉS.

Las obras de los accesos al Parque Empresarial Principado de Asturias (PEPA) entran en su recta final. A lo largo de este mes de enero se producirán nuevos cortes de tráfico para iniciar la construcción de un nuevo carril sobre la actual mediana que separa las dos direcciones de circulación de la antigua carretera AI-81 (hoy AS-392). Serán los últimos, puesto que la unión de empresas que ejecuta las obras (Oca, Vías y Construcciones, y Arcor -antes Begar-) tiene previsto que finalicen en febrero.

Para entonces habrán pasado diez años desde que comenzó a ejecutarse un proyecto que llevaba mucho más tiempo en el debate político. Los desencuentros entre administraciones han hecho que una obra que debería haber estado finalizada en 2011 lo haga ahora.

LA VOZ DE AVILÉS ha recorrido los nuevos viales construidos junto al responsable de la obra para conocer los entresijos de un proyecto complejo que crea un nuevo nudo de comunicaciones en la ciudad. Sobre el terreno han llegado a trabajar medio centenar de personas en los distintos tajos abiertos.

El trazado del recorrido está prácticamente finalizado a falta de ese nuevo carril. Solo resta la capa de rodadura final en muchos tramos. El vial más avanzado es el que permite acceder al polígono industrial desde Oviedo. En los próximos días se echará esa capa de rodadura que lo dejará listo para su uso a falta solo de las señalizaciones.

En estos días el trabajo se centra también en la colocación de la iluminación, los sistemas de contención y de las pantallas acústicas, más de dos mil metros cuadrados en todo el trazado para evitar la afección directa del tráfico a las viviendas que quedan más cerca de la carretera como las de Llaranes y Garajes.

También se ultima el drenaje, otro proceso complicado. Y es que gran parte de la obra se ve en superficie, son los nuevos viales construidos, pero bajo tierra está también una parte importante, puesto que para poder construir las nuevas carreteras ha sido necesario desviar muchos de las infraestructuras de servicios que había en el subsuelo.

De la dimensión de este proyecto da idea su presupuesto, 34,5 millones de euros solo en la ejecución de la obra, pero también otras cifras como el hecho de que se hayan sacado de la zona 206.000 metros cúbicos de tierra para construir fundamentalmente el nudo que permite la entrada al PEPA desde la Variante y Avilés, y la salida hacia Oviedo. De ahí salió entre el ochenta y el noventa por ciento de la tierra que se ha movido en esta obra.

Cuando se circule por la carretera en dirección a Oviedo se podrá ver a mano derecha el montículo en el que ha quedado respetada la zona en la que se entiende que se encuentra la denominada fosa de La Pinera. Un enterramiento de asesinados tras la guerra en el que se cree que puede haber más de cuatro personas. A pesar de la búsqueda con distintos sistemas tecnológicos, hasta el momento no se ha dado con el punto exacto en el que se encuentra, por lo que se ha mantenido toda la zona delimitada por los especialistas como posible lugar de este enterramiento.

Otro de los puntos complejos de este proyecto está en el enlace del tráfico con la Variante. Es ahí en donde se centra ahora fundamentalmente los trabajos. El carril que 'vuela' en parte sobre la AS-19 en la zona del hospitalillo está prácticamente finalizado, ya tiene las barreras de seguridad que son trionda, como marca la nueva normativa, solo falta la capa de rodadura y las pantallas acústicas. Este vial enlaza con el puente que lleva el tráfico hasta la Variante pasando sobre la salida de la antigua AI-81 hacia Avilés.

Aquí hay un segundo carril que se está también finalizando. Para ambos se ha optado por el hormigón como material de construcción, el mismo que tiene la carretera actual, entendiendo que garantizaría mejor la seguridad. Cuando se inicie la obra sobre la mediana, estos dos carriles estarán ya finalizados, por lo que se estudia si podrán ser ya utilizados para desviar el tráfico mientras se construye el cuarto carril en la zona. La seguridad prima, por lo que serán los técnicos los que adopten la decisión final sobre cómo se regula la circulación para que los trabajadores puedan operar en la mediana, que desaparecerá para convertirse en una carril más de circulación.

El proyecto de los enlaces al PEPA fue redactado hace más de diez años por lo que los sistemas de contención, iluminación y demás han sido adaptados a la nueva normativa.

Oca, Vías y Construcciones, y Arcor han recurrido en la ejecución de la obra a empresas asturianas para los trabajos necesarios en el desarrollo de este proyecto, entre ellas está la avilesina Mota en el movimiento de tierras, Trasfalt en el aglomerado y asfaltado, Hiasa-Grupo Gonvarri en las barreras de protección o CPR y Lualva en las estructuras de los puentes, entre otras.

Más

 

Fotos

Vídeos