¿Entrenas demasiado?

Hay señales que indican que estás sometiendo a tu cuerpo a demasiado entrenamiento. Ten cuidado porque podrías provocar graves daños para tu salud

137
views

Practicar ejercicio es uno de los aspectos más importantes para mejorar nuestra salud. Pero debe planificarse, con unos ejercicios perfectamente realizados y adecuados a nuestras características. Cuando esto no ocurre, y la intensidad es excesiva, o ejecutamos mal los ejercicios de forma repetida, corremos el riesgo de lesionarnos o de entrar en fatiga crónica, lo que en el argot deportivo, se conoce como “sobre entrenamiento”.

Antes de que aparezcan el sobre entrenamiento o la lesión, nuestro cuerpo presentará una serie de síntomas. Estos son algunos ejemplos de señales que debemos interpretar y tener en cuenta.

1. Pulsaciones altas al despertar

Si, durante tres o cuatro días seguidos, las pulsaciones son elevadas, es una señal de sobreesfuerzo: es necesario descansar o disminuir la intensidad del ejercicio hasta que el pulso se estabilice.

2. Calidad del sueño

Este factor es otro síntoma importante de fatiga. Si, a pesar de estar muy cansados, no dormimos bien y nos despertamos con frecuencia, atentos: puede indicar un estado de sobre entrenamiento.

3. Dolor de rodillas al bajar escaleras

Este síntoma se relaciona con riesgo de lesión en el cartílago de las rodillas. Bajar escaleras es un estrés importante para la rótula, de manera que si los músculos no funcionan adecuadamente o la posición de la rodilla no es correcta al movernos, se puede dañar el cartílago, provocando condromalacia rotuliana. Si notamos molestias, debemos disminuir la actividad física y ponernos en manos de un profesional.

4. Dolor lumbar

Si notamos que nos levantamos doloridos y, a lo largo de día, vamos mejorando, debemos interpretarlo como un síntoma de inestabilidad en la espalda. Para tratarlo, trabajaremos la zona del core y nuestra postura.

CONSIDERACIONES IMPORTANTES SI ENTRENAS A DIARIO

  • Los estados de sobre entrenamiento requieren de meses de recuperación hasta que el cuerpo vuelve a su estado de equilibrio. Escuchar estas señales del organismo es el mejor medio de prevención.
  • Es importante observar varios parámetros juntos, a la hora de interpretar un posible estado de fatiga crónica.
  • La mayoría de las lesiones, salvo las que se producen por traumatismos, se van gestando poco a poco. Por este motivo es importante que no ignoremos los primeros indicadores, por leves que sean.

(Más información en Mujerhoy.com)