Ortiz confirma la versión de Pérez Cueto y afirma que Renedo lo llamó para pedirle perdón

Alberto Pérez Cueto, hoy, en la Audiencia Provincial./
Alberto Pérez Cueto, hoy, en la Audiencia Provincial.

Por su parte, el ex director general de Modernización relató que detectó facturas con elevadas cantidades y firmas falsificadas. «Marta Renedo reconoció los hechos y me pidió muchas veces perdón», dijo | Isabel González Cachero, letrada del Principado citada como testigo, ha asegurado que «no conoció ningún expediente pagado con facturas falsas» y que la «única conversación» que mantuvo con Renedo fue para decirle que la consejera la iba a destituir

EUROPA PRESS / ELCOMERCIO.ES

El secretario general técnico de la Consejería de Administraciones Públicas durante los hechos del llamado 'Caso Renedo', Francisco José Díaz Ortiz, ha corroborado la versión del exdirector general de Mordernización, Alberto Pérez Cueto, en lo referente a la actuación presuntamente irregular de Marta Renedo. También ha confirmado que la procesada le llamó por teléfono el mismo día de su cese para reconocer las ilegalidades y pedirle disculpas.

Ortiz ha declarado este martes como testigo en una nueva jornada del juicio que juzga esta presunta trama de corrupción en la Administración Autonómica.

Ha explicado que en momento dado le comunican que se han descubrieron pagos por 600.000 euros a la empresa Implans Mounts. "Hacemos una comprobación y descubrimos que la administradora única de la empresa es Marta Renedo", ha explicado. Al menos, según Ortiz, había "un problema incompatibilidad". Tras revisar los expedientes, señala que no se reconocían las firmas de conformidad del gasto. También se ha referido a los pagos realizados a Azucena Vega, a quien Renedo habría suplantado su identidad, que ascendieron a los 200.000 euros. Y ha explicado los pagos descubrieron a Oxiplans, a nombre de una ciudadana residente en Argentina, Pilar Fernández, igualmente por cuantía de 200.0000 euros. En los tres casos, ha señalado Ortiz, "se siguió un procedimiento de falsificación similar".

Ha afirmado que mantuvo una conversación con Renedo, una vez esta fue cesada, en la que la acusada le decía "que pedía perdón, que que sentía falta, que estaba muy angustiada". "Ella manifestaba el hecho de estar arrepentida y de reconocimiento de las acusaciones", ha añadido Ortiz. Ha explicado cómo era la tramitación de contratos menores. La aprobación del gasto la firma el director general, según Ortiz, y la factura la conforma el jefe de servicio. Probablemente Marta Renedo tenía acceso al Asturcón XXI, el sistema de gestión financiera del Gobierno autonómico, ha considerado el testigo. Esta acceso podría conllevar "incluso la modificación de los datos registrados".

A preguntas de los abogados de las defensas, ha reconocido que "siempre falla algo", en lo referente a los sistemas de control. De hecho, anteriormente ya había admitido que "quien quiera engañarte te engaña", en referencia a situaciones como las descritas en el llamado 'Caso Renedo'. Preguntado por una obra de instalaciones en la biblioteca de El Fontán por importe de 800.000 euros, ha afirmado que no recuerda el expediente de esa obra, ni la inauguración de esa actuación.

«Qué firma tan curiosa tienes»

Ha declarado también Pilar Sánchez Vicente, jefa de servicio en aquellas fechas, y que presuntamente también habría sufrido la falsificación de su rúbrica por parte de Renedo. Trabajaba en el servicio de Publicaciones, Archivos Administrativos y Documentación. Según Sánchez Vicente, Renedo, con quien matenía cierta relación por su puesto de trabajo en la Consejería, le preguntó en una ocasión cómo era su firma. "Qué firma tan curiosa tienes", le comentó la procesada, según ha relatado la testigo, en una fecha que ha estimado en 2008. Ha aclarado que cuando ella firmaba el conforme a una "factura era porque el trabajo se había realizado".

Ha prestado declaración también este martes Daniel Lueje Díaz, coordinador del almacén del Centro de Gestión de Servicios Informáticos del Principado. Lueje fue el técnico que coordinó la retirada del equipo informático del despacho de Marta Renedo. "Nos indicó la Dirección General de Informática (no recuerda quién fue) que teníamos que ir al despacho de Marta Renedo", ha explicado. Según ha afirmado, les dijeron que tenían que retirar el equipo informático.

Según las explicaciones de Lueje, el equipo fue guardado en un armario de un almacén, del que la única persona que tenía la llave era él, hasta el día siguiente o al otro, cuando él entregó personalmente el equipo a la Policía Nacional. Ha afirmado que el despacho estaba cerrado cuando llegaron. El letrado le ha recordado que Catalina Álvarez González, jefa del Área de Calidad Global del Usurio, que fue quien impuso la clave de acceso al equipo, ha afirmado este mismo miércoles que el despacho estaba abierto.

Por su parte, Jesús Manuel Fernández, yerno de Severina Blanco, una de las personas a las que presuntamente Renedo habría suplantado su identidad, ha confirmado que su suegra nunca tuvo una cuenta bancaria Bankinter y que tampoco sabía utilizar una tarjeta de crédito porque nunca lo había hecho.

No obstante, ha matizado que la mujer "estaba completamente lúcida" aunque estuviese en silla de ruedas, según ha señalado. Pendiente, además, de pagar la renta, o controlar si había suficiente dinero en el banco ante la próxima llegada del recibo de la luz.

 

Fotos

Vídeos