Uno de los testigos declara que «Igrafo y Pumarín eran los que aguantaban sin cobrar»

María Jesús Otero llega este viernes a la Audiencia Provincial, donde se sigue el juicio./
María Jesús Otero llega este viernes a la Audiencia Provincial, donde se sigue el juicio.

Una amiga de Otero declara que la ex directora general les cobró un viaje regalado a Riopedre que pagó APSA

AGENCIAS

Una testigo del 'caso Renedo' ha afirmado hoy que la ex directora general de Centros, María Jesús Otero, le cobró a ella y a otros cuatro amigos un viaje a Tenerife para el exconsejero de Educación José Luis iglesias Riopedre por su 70 cumpleaños que en realidad fue abonado por Alamaces Pumarín. María Teresa E. M., maestra y amiga de Otero y Riopedre, ha declarado como testigo en la última sesión del juicio que se celebra esta semana en relación a la mayor trama de adjudicaciones irregulares de contratos públicos descubierta en la administración del Principado. En su declaración ha dicho que desconocía que el pago del viaje lo hubiera abonado al final una de las empresas proveedoras de la Consejería, investigada también en este caso.

Las facturas del viaje que disfrutó Riopedre con su mujer, en diciembre de 2009, fueron halladas durante la instrucción en las oficinas de Almacenes Pumarín, al igual que todos los gastos ocasionados en esos días.

La testigo, llamada a declarar por la acusación popular de la Asociación de Vecinos de Llanes (Avall), ha manifestado que no sabe cuánto constó en realidad el viaje, ya que Otero les dijo que ella lo organizaba y luego les comunicó a cada uno el dinero que tenía que aportar.

Ha apuntado que cree que Riopedre era consciente de que el viaje lo pagaban entre sus seis amigos, entre los que estaban también el esposo de María Teresa. En su testimonio, María Teresa E.M. ha señalado que Otero le vendió un turismo marca Audi por 18.000 euros que más tarde comprobó que valía más de 20.000 euros, y que también apareció en la contabilidad de Alamcenes Pumarín.

OTROS TESTIGOS

María Teresa E. M. ha cerrado una jornada rápida y ágil que comenzó con el testimonio de una extrabajadora de la consejería de Educación de 2001 a 2013, Carmen Priede, quien ha indicado que ella firmaba habitualmente los albaranes de recepción de materiales en el centro de adultos de La Arquera y ha añadido que María Jesús Otero fue su jefa "puntualmente durante unos meses" únicamente y hace ya muchos años, negando que la misma le hubiese dado órdenes en ningún momento.

Priede, que era la persona encargada de recibir el material que enviaban al centro en el que trabajaba, en Llanes, se desdijo de buena parte de sus declaraciones anteriores en la causa. Así, ha insistido en que nunca se recibía en el almacén de La Arquera mobiliario ni electrodomésticos y ha añadido que tan sólo en una ocasión debido a las inundaciones se dejaron allí muebles de unos apartamentos en Poo de Llanes -propiedad de María Jesús Otero-. También ha negado, a diferencia en declaraciones anteriores, que se hubiese recibido en el local mobiliario de un anticuario francés tales como armarios y aparadores o cómodas o que trabajadores de los apartamentos de Otero recogiesen allí mobiliario de manera habitual, asegurando que recogieron algunas cosas de manera puntual. En este sentido ha asegurado que nunca dijo eso y que muchas de las cuestiones del sumario sobre su declaración ente el juzgado de Gijón no son correctas.

Tras Priede, que señaló que Igrafo y APSA "aguantaban sin cobrar" hasta recibir las subvenciones, ha declarado el ex empleado de la empresa Mudanzas Azur que trabajaba para Almacenes Pumarín. Este si se ha ratificado su declaración anterior en la que ha asegurado que trasladaron desde el almacén del Centro de la Arquera numeroso material y mobiliario, tales como canapés, camas, sofás así como electrodomésticos hasta los apartamentos turísticos de la acusada así como a otras viviendas y a un chalet de Poo de Llanes. También ha indicado que en el almacén había mobiliario y material de todo tipo, así como muebles antiguos y numerosas televisiones y demás que más tarde trasladaron a apartamentos y viviendas pero nunca a colegios o centros educativos.

El administrador de la empresa, por su parte, ha declarado que Almacenes Pumarín les encargó varios portes para el centro de la Arquera, aunque no ha sabido precisar con que personas trataba para llevar a cabo los portes. Ha añadido que se ratifica en su declaración anterior ya que "no recuerda los nombres, pero si en su día los manifestó así, así será".

En esta octava sesión de la vista oral del caso Marea han prestado declaración otros seis testigos llamados por la acusación popular ejercida por Avall. Uno de ellos ha sido Juan Manuel Piñera, que ha negado que hubiese facturado por el alquiler de habitaciones en apartamentos de Llanes propiedad Almacenes Pumarín.

También estaba prevista la comparecencia del ex director general de Recursos Humanos de la consejería, Arturo Verano, pero su declaración se ha aplazado por enfermedad. El juicio se retomará el lunes, a las 9.15 horas, con nuevos testigos.

 

Fotos

Vídeos