Otero ordenó a APSA pagar viajes y coches, dice el exdirector financiero de la empresa

Javier Díaz Dapena, abogado de APSA./
Javier Díaz Dapena, abogado de APSA.

Ha negado «responsabilidad» de Alfonso Carlos Sánchez, al que ha atribuido su tarea en la «parte comercial» de la empresa, en la que se daban «bastantes» problemas de cobro

EFE

El exdirector financiero de Almacenes Pumarín (APSA), investigada en el caso Marea, ha declarado hoy que el dueño de esta empresa reveló a los trabajadores que la acusada María Jesús Otero le mandó pagar viajes, coches y patrocinios.

Así lo ha manifestado en la decimosegunda sesión de la vista en la que se juzga una trama de adjudicación irregular de contratos públicos en la Administración regional, con trece acusados, entre ellos el exconsejero socialista José Luis Iglesias Riopedre, y la exdirectora general de la Consejería de Educación, María Jesús Otero.

El testigo O.S.G., exempleado de Almacenes Pumarín, en cuya empresa trabajó durante 14 años, la mayoría de ellos como director financiero, ha relatado que, a raíz de conocerse las investigaciones abiertas en relación al caso Marea, el dueño de la empresa, el acusado Alfonso Carlos Sánchez, informó a los integrantes que conformaban un gabinete de crisis sobre un buen número de detalles.

Entre las revelaciones, ha mencionado que Alfonso Carlos Suárez les indicó que Otero había mandado hacer algunos pagos que figuran en la causa investigada, como los correspondientes al abono por parte de Almacenes Pumarín de viajes, coches y patrocinios deportivos. El exdirector financiero ha afirmado que le sorprendió "muchísimo" haber encontrado algunas facturas en la contabilidad de la empresa.

En su declaración ha afirmado que en su trabajo en APSA no trataba con proveedores, si bien ha reconocido que le "suena" una compra importante relacionada con una máquina con la que posteriormente "hubo una incidencia" con motivo del proceso de venta a Geogal.

Ha negado "responsabilidad" de Alfonso Carlos Sánchez, al que ha atribuido su tarea en la "parte comercial" de la empresa, en la que se daban "bastantes" problemas de cobro, que ha cifrado en más del 50 por ciento del total de ventas, que en la época en que más se facturaba alcanzaban los 25 millones de euros.

Autofinanciación

"Nos tuvimos que autofinanciar", ha dicho el testigo, que ha subrayado que APSA vendía inicialmente a colegios y más tarde fue ampliando la relación de clientes, a los que consentía el retraso en pagos porque en el caso de la Administración "tardaba en pagar, pero lo hacía".

O.S.G. ha aseverado que al final de año había que agotar el presupuesto del departamento correspondiente por lo que Almacenes Pumarín hacía facturas que en ocasiones generaban modificaciones ante llamadas de la Administración "para hacer cambios", realizadas "supongo que por Otero o quien correspondiese".

Ha añadido que todo eso generaba un "caos total", y ha precisado que las reservas de crédito o remanentes de tesorería generaban un saldo acreedor al que la empresa respondía sirviendo lo que pedía el comprador correspondiente a la cantidad pendiente, fueran o no las ventas que figuraban en la factura. "Se servía lo que se pidiese", ha afirmado el exdirector financiero que ha descartado que Alfonso Carlos Sánchez supiera el fin de algunos pagos, ya que "para hacer un regalo no lo hubiera hecho a través de una transferencia bancaria".

También ha relatado que el empresario le comentó que la empresa iba a adquirir un inmueble en Llanes por un importe de unos 300.000 euros, y ha respondido que "jamás" recibió órdenes de pagar algún regalo.

El segundo testigo que ha declarado hoy, R.G.G., cofundador junto al acusado Antonio José Azorín de la empresa Nora, dedicada a labores de consultoría e ingeniería, ha descartado "control alguno" por parte del propietario de Igrafo, Víctor Manuel Muñiz, sobre su empresa, sin actividad desde hace dos años. En relación a Geogal, empresa de Ernesto Iglesias, ha recordado que en el año 2002 Nora comenzó a trabajar conjuntamente en la empresa creada por el hijo del exconsejero José Luis Iglesias Riopedre.

Además, ha señalado que un hermano suyo era socio de Igrafo, y ha justificado el encargo a Nora de estudios previos de geotermia en varios centros educativos asturianos por la cualificación de la empresa.

 

Fotos

Vídeos