El director de un colegio de Lena niega que la firma en una entrega de Igrafo fuera suya

La responsable del Peña Tú llanisco mostró dudas en su declaración sobre los doce «pupitres consola» por los que APSA cobró 15.500 euros

R. MUÑIZ

El Juzgado de Instrucción número 4 de Oviedo continúa investigando el fraude en los colegios, una causa derivada del 'caso Renedo' y centrada en el supuesto agujero causado en la Consejería de Educación en el último año y medio de José Luis Iglesias Riopedre y María Jesús Otero al frente del departamento. El informe realizado por el Principado cifra en cuatro millones los suministros pagados a Igrafo y APSA por mobiliarios que, asegura, ahora no aparece.

Ayer testificaron directores y exdirectores de siete colegios e institutos afectados. Al del Santa Cristina de Lena se le mostró un acta de recepción que supuestamente rubricó avalando la entrega de material por parte de Igrafo. «Es imposible que esa firma sea mía; yo estaba de baja en esa fecha», indicó, según fuentes judiciales.

Los exresponsables de otros dos centros dijeron que en la época de los hechos sí les fueron equipados sendos edificios, con muebles que a grandes rasgos coincidirían con las facturas abonadas. Una de ellas era responsable del Peña Tú llanisco y al repasar el recibo sí mostró dudas sobre los doce «pupitres consola» por los que APSA cobró 15.500 euros. «No sé lo que son; tuvimos algún portátil, pero no mesas para ordenadores», refirió. Otros directores concedieron que en las fechas de las facturas tuvieron obras y vieron posible que se pagaran en concepto de material.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos