Quino recibe el cariño de sus seguidores en Oviedo

Quino saluda desde su silla de ruedas a su llegada el Hotel de la Reconquista. /
Quino saluda desde su silla de ruedas a su llegada el Hotel de la Reconquista.

El padre de Mafalda, que llegó a Asturias sonriente y silencioso, tiene hoy una apretada agenda

IDOYA REY / P. MERAYO OVIEDO.

Se le esperaba rozando las primeras horas de la tarde, pero llegó cuando la jornada empezaba a despedirse del calor. A Joaquín Salvador Lavado Tejón, Quino para todos, el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades de este año, le aguardaban a las puertas del Hotel de la Reconquista, en el que dormirá esta noche con su esposa Alicia, un buen número de cámaras a las que sonrió desde su silla de ruedas, pero sobre todo fieles seguidores de su audaz Mafalda. A todos dedicó un tiempo. Una mirada cómplice por la espera, pero ninguna palabra. Estaba cansado, se le notaba. Él y su inseparable Alicia llegaban de Madrid, donde ambos tienen casa y donde estuvieron desde el jueves recuperándose del largo viaje que les trajo desde Buenos Aires la semana pasada.

Antes de colocarse ante el gran cartel que enmarca en el umbral del hotel todas las fotos de los premiados, Quino saludó con afecto a Teresa Sanjurjo, un saludo muy cariñoso, y después, aunque no lo había hecho nunca, prefirió posar en su silla de ruedas. Una silla a la que está unido desde hace tiempo y sobre la que se despidió de todos para reposar un poco. Menos de una hora. A las siete menos cuarto, de nuevo, su popular mirada cruzaba el umbral. Tocaba conocer un poco la ciudad. Hoy el día será intenso. Por la mañana encuentro con los escolares en el colegio Fozaneldi de Oviedo y, por la tarde, en el Teatro Filarmónica, también de la capital, recibirá un homenaje de un grupo de 'mafaldólogos', presentado por Álex Grijelmo. Intervienen Mara Torres, Peridis y Gallego&Rey, entre otros.

Pero no fue Quino el único Príncipe de Asturias que ayer pisaba suelo asturiano. Minutos antes que él llegaba procedente de Burdeos Joseph Pérez, el galardonado con el Premio de Ciencias Sociales. Sin atisbo de cansancio. Encantado del viaje en coche, no dudó en contestar a cuantas cuestiones se le hicieron y, por supuesto, a su encuentro salió pronto el Cardenal Cisneros, su personaje histórico favorito. Recordó Pérez, francés de padres españoles, que es la cuarta vez que viene a Asturias y expresó que el galardón que se le entregará el viernes, lo considera «el reconocimiento de una labor que llevo realizando con atención al público francés preferentemente y a los estudiantes para tratar de dar una imagen de España que yo considero como más correcta de la que algunas veces se suele repetir». Pérez tiene cita hoy en la Casa de los Hevia de Villaviciosa, localidad que ya conoce y donde se celebra un ciclo de conversaciones titulado 'Carlos V, el heredero afortunado'. «Tiene que ser muy emocionante volver a Tazones y Villaviciosa, punto clave de la historia de España», decía nada más llegar.