«Lo más importante en magia es la psicología»

El ilusionista madrileño está hoy en el Palacio de Congresos de la Feria de Muestras con su show 'El arte de la magia'

ALBERTO PIQUERO GIJÓN.

Será dentro de la programación que ha organizado Metrópoli 2015 para hoy y en doble sesión -19 y 21 horas-, cuando Jorge Blass (Madrid, 1980), uno de los magos más representativos de la última generación, invente para el público lo imposible.

A los seis años, sus padres le regalaron un juego de magia. ¿Ya adivinaban en usted las dotes del ilusionista? ¿O fue el azar?

Fue el azar, sin duda. Era un juego de magia Borrás y no conseguía que me saliera ningún truco. Terrible. Años después, asistí a la escuela de Juan Tamariz y ahí comencé a aprender de verdad.

Tamariz ha sido siempre un referente para usted...

Es un genio. He tenido la suerte de de ser su discípulo y su amigo. Dentro de treinta o cuarenta años, será para el mundo de la magia lo que son Buñuel para el cine o Dalí para la pintura.

Ha contado que en una ocasión, ante un auditorio infantil, los chiquillos le descubrieron los trucos...

Así fue y de ahí se aprende. Los niños son personas muy inteligentes. Si consigues engañarlos o seducirlos ya estás preparadísimo para los adultos.

¿Cuánto hay de técnica y cuánto de seducción en la magia?

La magia es muy artesanal y requiere un entrenamiento diario, pero es más importante la parte psicológica, 'embaucar' al espectador y hacerle creer que están sucediendo cosas que no están ocurriendo.

Su especialidad es lo que se denomina 'manipulación', que en otros terrenos tiene muy mala fama...

Sí, muy mala (ríe)... La 'manipulación' en la magia son los juegos de manos, a los que contribuyen diez ayudantes, o sea, los diez dedos de las dos manos que hacen aparecer y desaparecer objetos, billetes, naipes... Es lo que antes se llamaba prestidigitación.

¿Las nuevas tecnologías han revolucionado la magia?

Nos auxilian, permiten mostrar de modo más óptimo las cosas en las puestas en escena; pero es el ingenio el que prevalece y no la alta ingeniería. Un hilo puede ser más valioso.

Pertenece a la Fundación Abracadabra de Magos Solidarios. ¿Cuáles son sus actividades?

Esa es la Magia con mayúsculas, la que realizamos en hospitales con niños que sufren cáncer o en centros de personas mayores. Una sonrisa en esas circunstancias es Magia mayor.