Laboral reabre con un obra social y sonora

Los artistas Laura Lozano y Juan Palacios a ambos lados de la investigadora Mona Aranea. /
Los artistas Laura Lozano y Juan Palacios a ambos lados de la investigadora Mona Aranea.

Lorena Lozano y Juanjo Palacios, sus autores, han creado una polifonía sobre altavoces que narra los problemas del mundo de la industria

PACHÉ MERAYO GIJÓN.

Laboral Centro de Arte y Creación Industrial vuelve a tener sus puertas abiertas al público de par en par. Con marzo todo parece volver a la normalidad y para celebrarlo ayer quedó inaugurada una pieza instalativa social y sonora, firmada por Lorena Lozano y Juanjo Palacios, que han «trasladado a los lenguajes del arte» una investigación sobre los cambios en la industria y las relaciones laborales de la doctoranda alemana Mona Aranea. Su obra, que ocupa la sala de proyectos, recupera la actividad en el espacio tras un mes completo cerrado al espectador general. No así a la actividad, pues «el centro ha estado sumando medio millar de visitas cada semana, procedentes de centros escolares». Lo aseguraba así su directora, Karin Ohlenschläger, reconociendo que, pese a que el éxito entre este pequeño público de exposiciones como 'Los monstruos de la máquina' (aún en cartel) «ha sido enorme», lo cierto es «que en ese corto espacio de tiempo cerrados a los demás públicos se han ahorrado recursos».

Cabe señalar que los talleres también han estado funcionando y que cualquier creador que necesitara material, archivo o espacio ha podido contar con él durante todo ese febrero de cierre, que ya es pasado. Ahora, además del homenaje colectivo a Frankenstein que es 'Los monstruos de la máquina', cuya primera obra saluda en la pared de entrada intervenida por el artista asturiano Fernando Gutiérrez, quien acuda a Laboral podrá contemplar 'Diálogo social'. Ese es el título de la instalación de Lorena Lozano y Juanjo Palacios, que se inscribe en un marco de colaboración con la Universidad de Oviedo y se nutre de las grabaciones de entrevistas a representantes sindicales, trabajadores y directivos de empresas siderúrgicas y financieras de España, Alemania, Bélgica e Inglaterra.

La selección de voces realizada por los creadores se emite al unísono por 40 altavoces de estética retro «asociada a las protestas callejeras y también a la arquitectura de control», apunta Palacios Todos ellos aparecen desplegados por el suelo de la sala y en su conjunto emiten un discurso irreconocible, casi sin sentido. Para entenderlo hay que pasear por la obra y poner atención a cada foco de sonido. Al escuchar al que uno tiene cerca, el resto se hace imperceptible. «Son testimonios sobre los cierres, la deslocalización, la crisis del modelo de democracia industrial y la fragmentación de las identidades colectivas laborales», dice Laura Lozano.

'Diálogo social' es, asegura la creadora, «una polifonía del mundo de la industria que muestra las dificultades para llegar a un consenso entre las capas, a la vez que habla de los recursos y de la irreversibilidad energética y climática».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos