Muere Pablo Ardisana, el poeta del valle de San Jorge

Publicó su primer poemario con 46 años, pero consiguió hacerse un hueco en la lírica escrita en asturiano

MIGUEL ROJO

Murió Pablo Ardisana (Hontoria, 1940), el poeta asturiano que cantaba al amor. Criado en Cardoso y Cuerres, desde el llanisco valle de San Jorge se hizo un hueco en la lírica asturiana. Aunque por generación hubiese pertenecido a la primera generación del Surdimientu, su vocación tardía y su temática, más cerca del romanticismo que de la denuncia social, tanto en asturiano como en castellano, le sitúa en el ámbito de poetas más jóvenes y esteticistas. "Yó sólo tengo/ al vértigu apenáu/ dapalpar cada nueche/ labisu la to ausencia", se lamentaba el poeta llanisco en 'Como llende de la lluna', de su primer poemario, 'Armonía d'anxélica sirena' (1986), que fue publicado cuando tenía 46 años, en plena esfervescencia de los poetas asturianos de la segunda generación del Surdimientu. Después vendráin 'Rosamaría' (1987), 'Azul mirar d'amor' (1989) y 'Luz inesperada' (1991). Practicaba un verso sencillo, breve, emotivo, y su enamoramiento platónico se extendía también al paisaje asturiano, a sus tradiciones y costumbres.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos