«No hay otra opción que hacerle frente al cambio climático»

«No hay otra opción que hacerle frente al cambio climático»

«Mi diagnóstico del planeta es que vamos bien, pero estamos mal; vamos por el buen camino, pero no con la urgencia necesaria»

M. F. A.OVIEDO.

Chistiana Figueres (Costa Rica, 1956) acudió el pasado año al Teatro Campoamor de Oviedo para recoger el Premio de Cooperación Internacional concedido la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y el Acuerdo de París. Ayer, esta experta internacional que lidera el grupo Misión 2020 para reducir las emisiones, regresaba a Asturias para elegir al nuevo ganador como parte del jurado, reúnido desde ayer.

-¿Cuál es su diagnóstico sobre el planeta?

-Yo diría que vamos bien, pero estamos mal.

-¿Qué quiere decir?

-Vamos bien porque la dirección en la que nos movemos es la correcta, de descarbonizar la economía, inyectar cada día más energías renovables dentro de las matrices energéticas, de modernizar el sistema de transporte, de incrementar la eficiencia energética, de mejorar el uso de suelos... Esa tendencia en la mejora es la correcta. Pero estamos mal porque no lo estamos haciendo con la urgencia y la premura que se necesitan. Para evitar los estragos más profundos del cambio climático tendríamos que llegar al punto máximo de las emisiones en 2020 y luego empezar a bajar. Si eso lo vamos a lograr o no, estamos por verlo. A esa urgencia es a la que yo estoy dedicada, a ser la voz de alarma y explicar por qué es necesario bajar las emisiones.

-Donald Trump parece revolucionarlo todo. ¿También aquí le temen?

-No va a tener mucho efecto. Este ya no es un tema de ideología como lo fue hace 30 años. La ciencia es muy clara. Tampoco es un tema de política, sobrepasa las tendencias partidistas. Ha pasado por todas estas etapas y ahora es un asunto muy firmemente anclado en la lógica económica de desarrollo de cada país, porque las medidas que tomamos para hacerle frente al cambio climático están mejorando la salud pública, construyendo más empleo, dando más seguridad alimentaria... Tienen una gran cantidad de beneficios de desarrollo económico.

-Le pido que haga de agorera e imagine cómo será el mundo dentro de cien años.

-No tenemos ninguna opción. No podemos ir a un mundo que nos lleve a cambios tan vertigionosos y disruptivos que no nos podamos manejar. Dicho de otra forma, si queremos tener vida humana estable dentro de cien años, no tenemos otra alternativa que hacerle frente al cambio climático. Si la opción es la contraria, es otra cosa, pero yo no estoy ahí, yo estoy por proteger el bienestar de los seres humanos en este planeta. Y en ese caso, insisto, no hay opción.