El Revillagigedo renueva cartel con Jiménez Carrero

Pintura de Enrique Jiménez Carrero de la serie 'Reinventando a los clásicos'./
Pintura de Enrique Jiménez Carrero de la serie 'Reinventando a los clásicos'.

La exposición, recién descolgada de la Casa de la Moneda, abrirá sus puertas el próximo viernes y ocupará el palacio todo el verano

P. MERAYO GIJÓN.

El Palacio Revillagigedo prepara nueva cita con la pintura. Sus salas en las que estos días discurren los trabajos de montaje expositivo darán la bienvenida el viernes 13 de junio al pintor cacereño Enrique Jiménez Carrero (1953), un creador que rinde pleitesía a las tablas de otras épocas, renovando o «reinventado», como él dice, el temario clásico. Reunirá Jiménez Carrero en Gijón, en esta exposición recién descolgada de la Casa de la Moneda de Madrid, medio centenar de pinturas que resumen los últimos día años de su paleta. Una paleta, cargada hasta el fondo de rojos intensos, en la que ha ido penetrando también la fotografía. «He querido introducir las nuevas tecnologías, fusionando el óleo con la impresión digital», explica, recordando que precisamente al emprender ese viaje dejó por el camino otro, el de la escultura, a la que llevaba años unido.

«La pintura me cautivó por completo y nunca más he vuelto a los volúmenes», decía ayer poco antes de iniciar viaje a Asturias para supervisar los últimos detalles de la exposición, que comisaría su hijo, Enrique Jiménez Domínguez, y que está concebida «para abstraer al visitante y ofrecerle un espacio idóneo para el ensimismamiento y la fantasía».

Producida con la colaboración de Correos, la muestra de Jiménez Carrero acude al Revillagigedo bajo el título 'Pasión por la vida' y allí estará hasta el día 8 de septiembre. En ella «el espectador podrá adentrarse en el universo mágico de la pintura y soñar la historia que subyace de cada imagen, o dejarse llevar por el relato imaginado». Y todo a través de cinco áreas temáticas: 'Reinventando los clásicos', 'La vida en danza', 'Mirada a las emociones', 'Cabalgando la Libertad' y 'Retratos de Carnaval'. «Una loa al arte, una escapada al optimismo y la contemplación de la belleza, una desmedida pasión por la vida».