«Cierro una etapa y me voy contento»

«Cierro una etapa y me voy contento, aunque podría haber hecho más cosas si las circustancias me lo hubieran permitido». Eladio de Pablo hace un balance más que positivo de sus once años en la Escuela de Arte Dramático, cuatro de los cuales ha estado al frente de la dirección. Se jubila y deja la ESAD (que existe como tal desde 2002, antes fue ITAE) consolidada y con proyectos pendientes. Se jubila de la docencia pero no del teatro. Seguirá creando textos, adaptándolos, traduciéndolos y, a ser posible, dirigiéndolos.