Joaquín Amores dirigirá la Escuela de Arte Dramático

Joaquín Amores es en la actualidad jefe de estudios. /
Joaquín Amores es en la actualidad jefe de estudios.

Tras la jubilación de Eladio de Pablo, asume el cargo el 1 de julio en un curso con récord de preinscritos para las pruebas de acceso

M. F. ANTUÑA GIJÓN.

El día 1 de julio se convertirá en el nuevo director de la Escuela Superior de Arte Dramático de Asturias (ESAD), en sustitución de Eladio de Pablo, que tras cuatro años en la dirección y once en el centro dice adiós por jubilación. Joaquín Amores (Sevilla, 1956), que ya fue director durante nueve meses en el año 2009, era hasta ahora jefe de estudios. Profesor de Interpretación, llegó a Asturias para trabajar en el germen de la escuela, el Instituto del Teatro y las Artes Escénicas (ITAE) cuando se ubicada en la calle de la Trinidad y ha visto nacer y crecer el centro superior que se ubica ahora en la Universidad Laboral.

Que Joaquín Amores tomaría el relevo de Eladio de Pablo era algo que se intuía desde meses atrás. Al final no hubo sorpresas, concurrió para asumir la dirección y recibió el respaldo de la comisión formada al efecto. Falta ahora que el Boletín Oficial de la Principado de Asturias (BOPA) publique el nombramiento para hacerlo oficial.

Mientras llega ese día, Joaquín Amores se felicita por iniciar su periplo al frente de la escuela en un año de récord. Y es que hay incritos 66 jóvenes para someterse a las pruebas de acceso de la ESAD. Es un número nunca alcanzado. «Supera todas las cifras en todos los años de existencia de la escuela y es resultado de la actividad de difusión, de que la escuela está cada vez más presente y que existen bachilleratos artísticos», justifica Eladio de Pablo, mucho más que satisfecho puesto que los preinscritos superan en un 40% los registrados el pasado año. «Esto significa que la escuela se consolida», subraya el todavía director. La mayor parte de los aspirantes a una de las 28 plazas que ofertan, unos 40, son asturianos y el resto llegan de Cantabria, País Vasco y Castilla y León fundamentalmente. «Hay una tendencia a crecer», reseña Eladio de Pablo a modo de balance.

Se va, pues, en un momento magnífico, pero con una asignatura pendiente que espera que se pueda aprobar en años próximos: recuperar la especialidad de Dirección de Escena, que fue eliminada de la oferta de enseñanzas y dejó de impartirse en 2012. Pero confía en que se pueda recuperar. Y como él piensa quien tomará el mando, Joaquín Amores: «La matrícula en Interpretación está consolidando la escuela y esperamos poder ofertar en el futuro Dirección», dice. Y es que entiende que muchos estudiantes de Interpretación querrán continuar después su formación como directores de escena.

De momento, las pruebas de acceso se llevarán a cabo a lo largo de la semana que viene, los días 23, 24 y 25. La primera parte de la prueba consiste en tres ejercicios prácticos para valorar las capacidades artísticas, tanto corporales, como vocales e interpretativas. Igualmente, los candidatos habrán de llevar a cabo un análisis de texto de una obra dramática.

Hay otro proyecto que está ahora mismo a la espera de poder concretarse de forma definitiva, y es la puesta en marcha de forma conjunta con la Facultad de Filología de la Universidad de Oviedo de un máster de cine, literatura y artes escénicas. Después de tres cursos de gestiones, falta que llegue el visto bueno definitivo. «Ya hemos hecho las guías docentes», avanza Eladio de Pablo, que espera que pueda comenzar a impartirse el curso próximo. Se haría tanto en Oviedo como en Gijón, en el campus del Milán y las instalaciones de la ESAD en la Universidad Laboral.