La historia viaja en Vespa

Protagonista. La Vespa que 'El Lute' robó en León, uno de los atractivos./
Protagonista. La Vespa que 'El Lute' robó en León, uno de los atractivos.

La pieza robada en León con la que 'El Lute' huyó de la Guardia Civil y se catapultó a la fama en 1966 tiene un lugar clave en la exposición

JESSICA M. PUGA GIJÓN.

Seis décadas de pasión por la Vespa reunidas en el patio del Antigo Instituto. Ayer se inauguró en el centro gijonés la exposición '60 años de Vespa en Asturias', con la que se pretende rendir tribujo a la legendaria motocicleta y «defender la continuidad de un vehículo que se convirtió en estandarte de la España de postguerra», explicó el presidente de Vespa Club Asturias, Alfonso Murciego. Él fue uno de los encargados de recibir a los cientos de curiosos que quisieron ser los primeros en conocer la muestra, que permanecerá abierta hasta el próximo 1 de julio.

En ella, todo lo relacionado con el 'universo Vespa' tiene cabida. Desde ejemplares que nos transportan a mitad del siglo XX hasta objetos y piezas de la pequeña motocicleta de origen italiano, sin obviar las cerca de 300 fotografías. Éstas nos invitan a dar la vuelta al Principado sobre uno de los principales medios de transporte de Europa. Los Lagos de Covadonga, Arriondas o el puente de Turón, entre otros rincones, son testigos del paso del tiempo y del peso que tenía la Vespa en la sociedad de la época.

Uno de los platos fuertes de la muestra se presenta con nombre propio. El de Eleuterio Sánchez Rodríguez, más conocido como 'El Lute'. La moto que el famoso fugitivo español de los 60 robó en León y con la que huyó hasta su Salamanca natal escapando de la Guardia Civil tiene también su lugar en '60 años de Vespa en Asturias'. Gracias al asturiano Eduardo Iglesias, este ejemplar (con matrícula LE-17884) permanecerá expuesto. Junto a esta Vespa, entre otras, el modelo 946 Edición Limitada y el ejemplar utilizado, en 1958, por Francisco Rovés y Francisco Alonso para viajar de Oviedo a Bélgica. Todas ellas y los objetos expuestos en el patio del Antiguo Instituo han sido prestados de forma desinteresada por coleccionistas, en su mayoría miembros del Vespa Club de Asturias.

El objetivo de todo esto, que se comenzó a gestar hace más de un año, no es atraer solo a los apasionados de este vehículo; «todos disfrutarán con las piezas y las imágenes que nos llevan a la Asturias de hace décadas», sentenció Murciego, con ánimo de que el número de objetos expuestos pueda seguir creciendo.

Esto es solo el principio. Durante el fin de semana tendrá lugar en Gijón la IX Vespaniada, la gran concentración de vespas y lambrettas. Más de 300 motocicletas han confirmado ya su asistencia para formar parte de un recorrido con el que además de recorrer las calles de Gijón, llegarán a Lastres.