Arbesú: «Para volver necesitamos dinero y que nos pidan perdón»

Faustino Rodríguez Arbesú y su hija Sofía Rodríguez, ayer, en Gijón. /
Faustino Rodríguez Arbesú y su hija Sofía Rodríguez, ayer, en Gijón.

El director del Salón del Cómic de Asturias lamenta que desde que se hizo público su cierre «ningún cargo público se ha puesto aún en contacto con nosotros»

JESSICA M. PUGA GIJÓN.

«Hace décadas que nos han dejado de lado, años que llevamos aguantando el acoso de entes como la Semana Negra o el Salón del Cómic de Avilés y viendo cómo nuestro proyecto y nosotros mismos somos menospreciados y considerados personas de tercera categoría. La falta de apoyo económico ha sido la gota que ha colmado el vaso. Nadie nos quiso ayudar». Éstos fueron los motivos emitidos ayer por el director del Salón Internacional del Cómic de Asturias, Faustino Rodríguez Arbesú, para decidirse a no celebrar una nueva edición. «Desde que lo hicimos oficial, ningún cargo público se ha puesto en contacto con nosotros», recriminó Arbesú.

Pero no es un adiós definitivo, de momento. Arbesú, acompañado de su hija Sofía Rodríguez, no cerró la puerta a recuperar el Salón en próximos años si contase con el «reconocimiento de los organismos competentes», expuso ayer en Gijón. «A día de hoy, para volver, necesitaríamos que hablaran con nosotros para pedirnos perdón y que nos pusieran el dinero necesario sobre la mesa, sin acuerdos previos», advirtió Arbesú.

Es precisamente la falta de acuerdo con los últimos patrocinadores que atendían a su llamada -Ayuntamiento de Gijón y Consejería de Cultura- la razón de su desaparición. Según explicó, en 2013 partieron de un presupuesto de 20.000 euros; 12.000 del Ayuntamiento y el resto, de la Consejería. Poco antes del comienzo del Salón, los segundos denegaron su subvención, alegando documentos entregados fuera de plazo. Por su parte, el Ayuntamiento entregó «la mitad de su subvención con la condición de entregar el resto a posteriori. Un mes después, éstos cuestionan que tengan que aportar el dinero restante y nos reclaman las facturas por los 8.000 euros que no nos dio la Consejería. Hace unos días inesperadamente el Ayuntamiento ha ingresado en la cuenta del Salón 5.500 euros. La deuda restante, de 8.500, ya ha sido pagada de nuestros bolsillos», resumió Arbesú.

Durante el acto, celebrado en Blú, una cafetería gijonesa, el director del Salón se mostró crítico con las instituciones locales y regionales de quienes dijo que «cuando quieren, se sacan leyes de debajo de las piedras» y que ellos sufren «el precio de la independencia» y son «un ejemplo palpable de que poco importa quién esté en el poder, pues los que no se arriman a él desaparecen». Señaló también que «a otras propuestas culturales no se les pregunta cuánto presupuesto necesitan, ni se sabe qué facturas tienen pese a que en ellas hay gente que gana dinero cobrando, no como nosotros...». Solo salvó de las críticas a Xosé Nel Riesgo, director de la Fundación Municipal de Cultura de Gijón, de quien dijo que «es el único que ha intentado hacer lo que estuviera en su mano».

El acto sirvió a Arbesú para presentar 'La historieta asturiana II', un libro sobre el cómic en Asturias. El acto de presentación, al que asistió el dibujante Neto, estuvo orquestado por Javier Cuervo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos