Instantáneas con buena letra

Antonio Muñoz Molina cámara en mano. /
Antonio Muñoz Molina cámara en mano.

Asís González Ayerbe presenta una muestra que viajará después a Avilés y Gijón e incluye autores asturianos como Ignacio del Valle, Alfonso Zapico y Ángeles Caso

M. F. ANTUÑA

Asís González Ayerbe (Valladolid, 1978) iba para ingeniero de obras públicas hasta que la fotografía se cruzó en su camino: «Me enamoré». Y ya no se ha separado de la cámara. Ayer retrataba las fotos de su exposición después de volverse loco en el tren en su viaje desde Madrid disparando sobre la nieve del camino. El flechazo fue con la imagen y también con las letras. Unió ambas pasiones y agitó un cóctel que le ha llevado a retratar a más de 500 escritores. «Nunca pensé que fuera a acabar haciendo fotos de escritores, empecé con un par que eran amigos míos, de pronto me llamaron de la revista 'Qué leer' y me empezaron a pedir más y más». Así empezó una colección de instantáneas con hueco para todos los grandes: Mario Vargas Llosa, Julio Llamazares, Raúl Guerra Garrido, Javier Marías, Carmen Posadas... Muchos de ellos cuelgan ya de las paredes de El Corte Inglés de Salesas en Oviedo, donde permanecerá expuesta una selección de 31 retratos hasta el 21 de febrero. El siguiente destino será El Corte Inglés de Avilés (24 de febrero al 7 de marzo) y a continuación el de Gijón (del 10 al 21 de marzo).

El listado de autores es largo y está repleto de momentos únicos. No basta con fotografiarlos. González Ayerbe gusta de situarlos en poses nada convencionales. A Raúl Guerra Garrido, por ejemplo, lo metió bajo el agua; a Antonio Muñoz Molina le puso disparar una Polaroid. «Cuando se me ocurre algo, lo lanzo y generalmente los escritores aceptan, tienen ganas de que alguien les proponga algo atípico». No son aleatorias sus propuestas, que suelen tener relación con el propio autor o con la novela que presenta. «Todo tiene su porqué, cada foto es una historia», apunta este fotógrafo que antes de de enfocar sobre el escritor de turno, lo lee, lo estudia, le busca una vuelta de tuerca.

Entre los fotografiados hay un buen número de asturianos. En la exposición que acaba de abrir sus puertas están las imágenes de Ángeles Caso, Ignacio del Valle, Rafael Reig, Miguel Munárriz y Alfonso Zapico. «Lo mejor de hacer fotos a escritores es que te permite conocerlos», asegura Ayerbe, que con apenas unos meses de vida se trasladó a vivir a Oviedo. Hasta los cuatro años fue vecino de la ciudad que ahora acoge su trabajo. «Aprendí a hablar en Oviedo», bromea, y explica después que es gran amigo de Alfonso Zapico y que con él ha recuperado algo de su infantil acento asturiano. «A Alfonso le he hecho miles de fotos; con Ignacio del Valle también me llevo muy bien; a Ángeles Caso le he hecho fotos pero es una asignatura pendiente, tengo que hacerle más, igual que a Rafael Reig», explica sobre su relación con los asturianos. Falta Miguel Munárriz, retratado especialmente para ser incorporado a las exposiciones de Oviedo, Avilés y Gijón. «Es vecino mío, así que aceleré los trámites para retratarle y que estuviera aquí, porque la exposición va girando por montones de salas y en cada una es distinta», detalla.

Tiene miles de fotos pendientes y un sinfín de escritores en la cartera. Irán siendo cazados a medida que el tiempo pase y llegue la oportunidad. «Yo siempre estoy proponiendo cosas, y además siempre digo que lo mejor está por llegar».

 

Fotos

Vídeos