AlNorte apuesta por el talento español

Ángel Antonio Rodríguez, Natalia Alonso, Carlos Cuadros, Miguel Montes y Lydia Santamarina, jurado de AlNorte. /  CAROLINA SANTOS
Ángel Antonio Rodríguez, Natalia Alonso, Carlos Cuadros, Miguel Montes y Lydia Santamarina, jurado de AlNorte. / CAROLINA SANTOS

Tres proyectos procedentes de Asturias, Badajoz y Cartagena se hacen con sus becas artísticasEl Niemeyer, la Laboral y el Barjola serán las sedes de las exposiciones de los becados por la Semana de Arte Contemporáneo

LUIS MENÉNDEZGIJÓN.

La décimo octava edición de la Semana de Arte Contemporáneo de Asturias, que cuenta con la colaboración de EL COMERCIO, tiene ya a los protagonistas de su circuito expositivo inaugural, que se abrirá los días 3 y 4 de octubre en Avilés y Gijón, con las obras de Paula Valdeón (Villafranca de los Barros, Badajoz, 1992), Cristóbal Hernández (Cartagena, 1981) y David Martínez Suárez (La Hueria, El Entrego, 1984), cuyos proyectos se expondrán, respectivamente, en el Centro Niemeyer, Laboral Ciudad de la Cultura y el Museo Barjola.

El jurado de las Becas AlNorte 2019 estuvo integrado por Carlos Cuadros, director del Centro Niemeyer; Lydia Santamarina, directora del Museo Barjola; Miguel Montes, de Laboral Ciudad de la Cultura; Natalia Alonso Arduengo, historiadora y comisaria, y Ángel Antonio Rodríguez, director de la Semana de Arte Contemporáneo, que destacaron la calidad de los 60 proyectos presentados a concurso, procedentes de catorce comunidades españolas. Las exposiciones, cursos, talleres, conciertos y actividades didácticas del programa que se desarrollará en el próximo mes de octubre los organiza la asociación cultural AlNorte, que este año cuenta con el apoyo y la colaboración de las tres sedes expositivas y del Ministerio de Cultura y Deporte, la Consejería de Cultura, los ayuntamientos de Avilés y Gijón, las fundaciones María Cristina Masaveu y Sabadell, junto a un amplio número de empresas, artistas y colectivos de la región.

El proyecto de Paula Valdeón, Graduada en Bellas Artes por la Universidad de Salamanca, se titula 'La mirada implica un tacto inconsciente', y busca recuperar la visión plástica que desprende todo el conjunto de materiales destinados al ámbito de lo privado, hablando del sentido del tacto como el inconsciente de la vista, de las casas y hogares como «espacios donde el tiempo transcurre, recogiendo experiencias y vivencias de diferentes habitantes que han practicado un lugar como algo particular», señala la joven artista extremeña. Así, el hogar y lo propio funcionan en este proyecto como reflexión sobre la propiedad y los modos en que la practicamos y domesticamos. La muestra se nutre de telas, sacos, estructuras de madera, papel japonés, foto-libros y pinturas, donde los patrones, la arquitectura y la materia anhelan provocar una experiencia en diálogo con el espectador, entendiendo los paisajes visuales como fruto de las memorias personales, la significación cultural y el ideario colectivo.

La instalación 'Llama Azul' de Cristóbal Hernández Barbero, doctor en Bellas Artes por la Universidad de Murcia, trata de la gramática esencial del contacto físico entre la obra y el público. En su génesis fluyen ciencias antropológicas y sociológicas, investigando la creación artística mediante la captura y reflexión de vínculos. La obra parte de un conjunto de piezas tridimensionales, a modo de empedrado sobre el suelo, concebido para «ser caminado» a partir de bloques de resina de alta durabilidad que simulan pastillas de jabón. La tesis de que las cosas, una vez separadas, «permanecen», es la clave de este proyecto conceptual cargado de veracidad emocional.

El asturiano David Martínez Suárez, licenciado y máster en Bellas por la Universidad del País Vasco, propone en 'Azar y Proceso' un análisis sobre objetos fragmentarios y relaciones donde la idea de paisaje «se entiende como algo que se observa de lejos, relacionado con imágenes, hablando de elementos puramente naturales, pero también de la arquitectura que los constituye». Espacio, lenguaje y cuerpo como ejes de mediación generados desde una aparente diversidad que no lo es tanto, sino que proporciona espacios de intersección formal y conceptual.

Las exposiciones de estos nuevos becarios de AlNorte estarán abiertas hasta finales de octubre, coincidiendo en sus diez primeras jornadas con la programación de actividades teórico-prácticas en museos, galerías, calles y espacios culturales de varias localidades en un nuevo encuentro generacional en torno al arte actual. Desde su fundación en 2002, la Semana de Arte Contemporáneo AlNorte ha concedido 76 becas dando una oportunidad a 110 creadores que, en su mayoría, hoy continúan proyectando sus trabajos con excelentes resultados.