AlNorte se mete en las bambalinas del arte

Juan Fernández Álava abre las puertas de su estudio y da a conocer los entresijos de su pintura. / PAÑEDA

Repartieron experiencia en viejas técnicas fotográficas, lenguaje de estampación y abriendo las puertas de un estudio de pintura a un grupo de aficionados Jesús Limárquez, Fernanda Álvarez y Juan Fernández Álava enseñaron saberes y secretos

PACHÉ MERAYO GIJÓN/AVILÉS.

AlNorte se detuvo ayer en el tiempo del arte de toda la vida, mostrando algunos de sus secretos y una parte de sus bambalinas. Nada de tecnología y ciencia esta vez. Y nada tampoco de abstracciones pidiendo entendimiento. Lo que ayer ocupó la Semana de Arte Contemporáneo de Asturias que promueve EL COMERCIO fueron viejas técnicas de fotografía y estampación, en la Factoría Cultural de Avilés, y pintura pintura, con gesto y figura, en el estudio gijonés de Juan Fernández Álava.

El creador de Piedras Blancas (1978) abrió las puertas de su lugar de trabajo a quienes quisieron ver cómo lleva al lienzo esos clásicos y modernos personajes ilustrados que ya se han ganado santo y seña de identidad. El viaje por sus entresijos lo guió en unas partes él y en otras la historiadora de arte Natalia Alonso, que fue contando el cómo y porqué de la obra de Fernández Álava (hermano de la también pintora Chechu Álava).

Horas antes, en Avilés, el profesor de Fotografía Jesús Limárquez, y la creadora y experta en el arte del grabado Fernanda Álvarez mostraban no las entrañas de sus trabajos, sino las de sus conocimientos. Él en un taller que se prolongó durante toda la mañana y seguirá hoy, dedicado a rescatar «el proceso histórico» de las viejas fotografías. Nada de digitalización y todo de analogía. Los alumnos, todos ya versados en ese lenguaje, pudieron conocer, primero de manera teórica y finalmente, práctica, los orígenes del proceso y su parte química, para acabar la jornada creando un ferrotipo, es decir, una imagen fotográfica sobre metal, y un ambrotipo, esta vez sobre cristal. «Mañana nos quedará la ilumnación, que es como llamamos en fotografía al hecho de colorear la obra a mano».

Jesús hablaba solo de técnica, pero de vez en cuando, «no podía remediarlo», también circuló por la Factoría algún que otro concepto artístico. También pasó eso a escasos metros, en la clase de Fernanda Álvarez, seguida solo por mujeres de todas las edades y con «enorme voluntad de progresar». La creadora se sorprendió por la capacidad de trabajo y el interés de sus alumnas, que aprendieron a hacer una estampación serigráfica, dando, paso a paso, todos los necesarios en el proceso. Desde la creación de una imagen, que en todos los casos consolidó una serie de sencillas geometrías, hasta que la obra llega al papel. Y con estampas, fotos y pinturase construyó otro día de AlNorte. Hoy comienza el sexto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos