El arte de existir en tres miradas

Alberto Ferrao, Chenky Rodríguez, Fernanda Álvarez, Dora Ferrero-Melgar y Berta Piñán, ayer, durante la inauguración de la muestra en el Museo Barjola. /  JUAN CARLOS TUERO
Alberto Ferrao, Chenky Rodríguez, Fernanda Álvarez, Dora Ferrero-Melgar y Berta Piñán, ayer, durante la inauguración de la muestra en el Museo Barjola. / JUAN CARLOS TUERO

Berta Piñán celebró que su primer acto oficial en materia cultural en Gijón fuese con «obra de tres muyeres» y abogó por la creación público-privada Fernanda Álvarez, Dora Ferrero-Melgar y Chenky Rodríguez inauguran en el Barjola

PABLO A. MARÍN ESTRADAGIJÓN.

Tres miradas de mujer unidas en una común inquietud por expresar a través del arte el misterio gozoso de la existencia laten en la exposición 'Vida', de Fernanda Álvarez, Dora Ferrero-Melgar y Chenky Rodríguez, que ayer inauguró en el Museo Barjola de Gijón la consejera de Cultura, Berta Piñán, y que antes había pasado por los espacios del Centro Municipal de Arte y Exposiciones (CMAE) de Avilés y la Sala Alfara de Oviedo. La muestra, comisariada por Ramón Rodríguez, agrupa obras realizadas en distintas técnicas y formatos: litografía, serigrafía, dibujo, fotografía, impresión digital, videocreación o instalación, todas ellas fruto de un proyecto que desde sus orígenes «ha ido creciendo y madurando en su periplo por las salas hasta cerrarse ahora aquí», afirmó la directora del museo, Lydia Santamarina.

Ante las tres autoras y en presencia del concejal de Cultura del Ayuntamiento de Gijón, Alberto Ferrao, la consejera celebró que su primer acto oficial en la ciudad en materia de arte -como responsable de Turismo, recordó que ya había estado presente en la Feria de Muestras- fuese «nuna esposición que se llama 'Vida' y que sea amás obra de tres muyeres, porque si l'arte tien dalgo que ver col ser humanu ye pa esplicanos a nosotres mesmes y a nosotros mesmos en relación cola vida», manifestó en su intervención en asturiano.

Piñán elogió el itinerario que había seguido el proyecto hasta el Barjola, «una muestra de lo que puede facese dende lo institucional y lo privao, y un de los caminos que tenemos que tener presentes pa que l'arte pueda circular con fuerza y fluidez», y el trabajo de las autoras en esta obra abierta que comparó con el viaje «llargu, enllenu d'aventures y conocimientos» del poema 'Vuelta a Itaca' de Kavafis.

Momentos antes de la inauguración, las tres artistas relataban cómo se conocieron en la Escuela de Arte de Oviedo y decidieron emprender este proyecto en común «en el que partimos de una reflexión compartida adoptando cada una su propia mirada sobre la vida», explicaban. Respecto a si colaboraron entre ellas durante el proceso de composición de las piezas, expresaban: «Tuvimos bastante libertad a la hora de crear porque ninguna condicionaba a las otras. Cada una trabajaba en su propio taller y, si hay coincidencias, tal vez sean en los colores, el tipo de texturas o algunas técnicas, probablemente por afinidad de carácter y una similar concepción del arte».

Al margen de las afinidades estéticas y de los puntos en común entre sus obras, cada artista ha querido ofrecer su propia visión. En el caso de Chenky Rodríguez, a través de imágenes estáticas o en movimiento ha querido reflejar «el sentido con el que una se enfrenta a la vida», mientras Dora Ferrero-Melgar quiso proyectar su reflexión sobre la vida desde una mirada interior «que avanza hacia el exterior de una ventana o de mí misma», y Fernanda Álvarez elegiría exhibir su mundo. «Mis propios espacios, en los que he vivido y he ido creciendo». La muestra podrá visitarse en el Museo Barjola hasta el próximo 10 de octubre.