La asociación de amigos del Museo de Bellas Artes de Asturias será presentada en junio

Dos mujeres observan un retrato de Fernando VII de Goya que es estos días la obra invitada al Museo de Bellas Artes. /  MARIO ROJAS
Dos mujeres observan un retrato de Fernando VII de Goya que es estos días la obra invitada al Museo de Bellas Artes. / MARIO ROJAS

Con los estatutos ya finalizados, la comisión que ha trabajado hasta ahora abre las puertas a que la sociedad civil tome la batuta

M. F. ANTUÑA GIJÓN.

En junio serán presentados los estatutos de la todavía no nata asociación de amigos del Museo de Bellas Artes de Asturias, cuya misión no es otra que hacer partícipes a los amantes del arte, a la sociedad civil, de todo cuanto acontece en la que es la principal pinacoteca asturiana.

Hace ya un par de años que se comenzó a trabajar en su constitución, siguiendo así el ejemplo de todos los grandes museos españoles y del mundo que cuentan con este tipo de asociaciones. Se hizo precisamente mirando hacia esos trabajos ya hechos, a lo que sucede en pinacotecas como los museos de bellas artes de Bilbao, Álava o Valencia, por citar solo algunos. Pero en España la agrupación más potente es la del Museo del Prado, que adquiere la forma jurídica de fundación y está en funcionamiento desde el año 1980. Con la Reina como patrona de honor e importantes personalidades como el mecenas asturiano Plácido Arango en su patronato, se plantea como objetivo apoyar al museo y fomentar un mejor conocimiento de sus colecciones. Cuenta con más de 38.000 amigos, entre particulares, empresas e instituciones y sus actividades son múltiples. Se puede ser un colaborador desde 25 euros hasta mil. Es igualmente posible convertirse en protector, mecenas o miembro de honor, algo que es común al resto de museos del mundo.

En Asturias los estatutos están ya casi listos, pero no será hasta pasadas las elecciones autonómicas cuando se hagan públicos y se invite a la sociedad civil a participar activamente en todo lo que tiene que ver con el espacio cultural que alberga la magnífica colección de arte. Por el momento, no se han barajado nombres sobre personas que pudieran liderar el proyecto. Simplemente un equipo humano ha trabajado en los estatutos para darle forma a los mimbres iniciales.

El Museo de Bellas Artes ha ganado en visibilidad desde la apertura del edificio de la ampliación y cerró 2018 superando por vez primera la barrera de los cien mil visitantes.