El Ateneo Jovellanos, cantera de pintores

1- Tinta sobre papel de Alejandro Mieres. 2- Óleo sobre lienzo de Nicanor Piñole. 3- Óleo sobre lienzo de Melquíades Álvarez. 4- Óleo sobre lienzo de Carolina del Castillo. 5- 'Nubes y sombras' de José Marticorena. 6- Óleo sobre lienzo de 'Marola'. /
1- Tinta sobre papel de Alejandro Mieres. 2- Óleo sobre lienzo de Nicanor Piñole. 3- Óleo sobre lienzo de Melquíades Álvarez. 4- Óleo sobre lienzo de Carolina del Castillo. 5- 'Nubes y sombras' de José Marticorena. 6- Óleo sobre lienzo de 'Marola'.

El libro titulado 'Un siglo de Gijón en su pintura', que se presenta esta tarde, cataloga este fondo La institución gijonesa atesora 185 obras de la primera etapa de grandes nombres de la pintura asturiana

JOSÉ L. GONZÁLEZ GIJÓN.

En sus primeras décadas de vida, allá por los años 50 del siglo pasado, el Ateneo Jovellanos era «uno de los pocos espacios expositivos» que había en Gijón. Con cada muestra que esta institución organizaba recibían la donación de alguna obra de los artistas representados, lo que dio lugar a un fondo que se compone de 185 piezas entre óleos, acuarelas y cuadros de técnica mixta. Un fondo que, según el vicepresidente de la entidad, Luis Rubio Bardón, destaca por una característica: «Contamos con obras de las primeras etapas de los grandes pintores de la época», afirma.

La nómina de firmas es insigne. José Ramón Zaragoza, Nicanor Piñole, Manuel Rodríguez Lana 'Marola', Alejandro Mieres y Mariano Moré son solo algunos de los nombres que figuran en esta relación, actualizada ahora en forma de libro para dar a conocer el fondo del Ateneo Jovellanos. 'Un siglo de Gijón en su pintura' es el título de este volumen que esta tarde, a las 19 horas, será presentado en la nueva sede de la entidad, la Antigua Escuela de Comercio. Editado en colaboración con el Ayuntamiento de Gijón, el volumen recoge una reseña de cada autor, así como reproducciones de las obras que figuran en su fondo.

Durante su elaboración, los responsables del Ateneo se han llevado alguna que otra sorpresa. «Hay un cuadro de Piñole rarísimo, que cuenta con varias escenas. El Museo Jovellanos nos confirmó la autoría, porque ellos tienen apuntes de este cuadro», explica Luis Rubio.

No es la única noticia llamativa. Entre los cuadros había algunos de los que se desconocía la autoría. «Tenemos uno precioso que está pintado por las dos caras. Por un lado hay un ramo de flores y por el otro, un retrato, pero su autor nos era desconocido. Así que preguntamos y viendo un catálogo me di cuenta de que era de Carolina del Castillo. Su familia nos confirmó la autoría», explica Luis Rubio.

A los óleos y técnicas mixtas hay que sumar las acuarelas procedentes de la bienal que entre 2003 y 2013 organizó la institución. Un premio que «estaba bien dotado económicamente» y por el que el Ateneo engrosó su fondo pictórico, ya que se quedaba con las obras ganadoras. «Tenemos obras de Humberto Alonso, Vicente Ballester y José Marticorena, entre otros». Una cita que ya no se organiza por falta de fondos con los que sufragarla.

No todo son buenas noticias en la colección del Ateneo Jovellanos. El paso del tiempo y los problemas de conservación han hecho mella en algunas de las obras, obligando a los responsables de la institución a desmontar marcos y bastidores por encontrarse apolillados. «Ahora los guardamos en carpetas. Si algún día tenemos dinero, los restauraremos para porder exponerlos», explica Luis Rubio.

Porque la intención del Ateneo Jovellanos es colgar de las paredes de su nueva sede los cuadros que se encuentren en condiciones, enseñarlos al público, y, con este libro, dar a conocer su fondo. «Nuestra idea es enmarcarlos y cederlos a algún museo. Que estén guardados o expuestos en el Ateneo es poco. Hay que darlos a conocer», explica el vicepresidente de la entidad, quien, reconoce la necesidad de apoyo financiero para lograr el objetivo. Por ahora, ya cuentan con un libro que da cuenta de su patrimonio pictórico.

 

Fotos

Vídeos