Banksy hace caja con los primates de Westminster

Los empleados de Sotheby's posan con la obra de Banksy 'Devolved Parliament'. /Reuters
Los empleados de Sotheby's posan con la obra de Banksy 'Devolved Parliament'. / Reuters

La cáustica obra de Banksy que convierte en monos a los parlamentarios británicos

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIMadrid

Banksy, el provocador artista británico, no deja de romper récords y tabúes. Una premonitoria obra en la que este corrosivo Rey Midas del arte callejero recrea un parlamento británico con sus bancadas ocupadas por 150 primates se subastó el jueves en Londres por 11,1 millones de euros, casi 10 millones de libras, nuevo récord para el artista y grafitero quizá más popular y vitriólico del siglo XXI.

'Devolved Parliament' ('Involución del Parlamento' o 'Parlamento transferido'), se titula la cáustica obra en la que Banksy llena de chimpancés los verdes escaños de la Cámara de los Comunes en Westminster. En los últimos años, y a costa del 'brexit', se han vivido allí tumultuosas sesiones. Tanto, que los desabridos debates hicieron que este santuario del diálogo recordara más a un gallinero. En medio de abucheos y griteríos, apenas se oían las constantes y desesperadas llamadas al orden de su 'speaker', John Bercow, que acabó tirando la toalla.

Su puesto lo ocupa en la tela un simio, como el del primer ministro, otro mono situado ante el atril. La profética pintura data de 2009 y se tituló originalmente 'Turno de preguntas' ('Cuestion Time'), aunque fue rebautizada por su creador. Su subasta duró sólo trece minutos. Un rápido pulso dirimido entre una decena de pujadores. «Precio récord para una pintura de Banksy. Lástima que ya no me pertenezca», se pudo leer en la cuenta presuntamente oficial del polémico artista en Instagram.

El mayor óleo de Banksy

Fue después de que se viviera en la sala una velada particularmente agitada que recordó los guirigáis de los Comunes sobre el 'brexit'. Con marco dorado y unas dimensiones de 2,5 por 4,2 metros, Sotheby's estimó su precio de salida entre 1,7 y 2,25 millones de euros. Un erróneo cálculo pulverizado y multiplicado por cinco en un santiamén. El óleo, el 'banksy' más grande que se conoce, refleja de manera más que crítica la situación vivida en Westminster, escenario de griteríos e imprecaciones particularmente virulentas entre el primer ministro, Boris Johnson, y los diputados de la oposición.

«Está muy claro que nunca hubo mejor momento para poner a la venta el cuadro», reconoció Alex Branczik, jefe del departamento de arte contemporáneo europeo en Sotheby's. Frotándose las manos, el experto no dudó en calificar de «telenovela diaria» las broncas sesiones del parlamento británico. La obra de Banksy subraya, a su juicio, «la regresión de la democracia parlamentaria más antigua del mundo en una actitud tribal y animal».

La tela se presentó hace una década en Bristol, la supuesta ciudad de origen de Banksy. Pero el artista, cuya verdadera identidad es aún un misterio, la expuso de nuevo «para hacer coincidir su exhibición con la fecha del 'brexit'», explicó Branczik. Banksy ya causó estupefacción en la centenaria casa de subastas el año pasado al hacer que se autodestruyera parcialmente su pintura 'Niña con globo'. Con el último golpe de martillo en otra puja millonaria, se activó un mecanismo oculto que hizo trizas la tela. Una jugada que elevó su precio.