Carlos Roces: «La suerte para vivir del arte hay que buscarla»

Carlos Roces hace un boceto en el café Dindurra.
/CAROLINA SANTOS
Carlos Roces hace un boceto en el café Dindurra. / CAROLINA SANTOS

GLORIA MARTINEZ GIJÓN.

Un lienzo, un pincel y pinturas como estilo de vida. Y vivir de ello no es fácil. A sus casi 84 años, Carlos Roces ha viajado por todo el mundo acompañado de sus pinturas, exprimiendo cada nueva oportunidad para crecer profesional y personalmente. Una muestra de sus vivencias se puede encontrar hasta el próximo 31 de este mes en el café Dindurra donde se muestran 15 de las obras que ha pintado a lo largo de su trayectoria profesional con temática asturiana. «Jorge, uno de los cuatro socios del café me propuso exponer distintas obras. Al principio dije que no, pero luego no me pareció mala idea, y aquí estoy», decía jocoso el pintor. Entre las imágenes se pueden encontrar reconocibles lugares de Gijón como la iglesia de San Pedro vista desde San Lorenzo, una casa del Pueblo de Asturias, las casetas de la playa y el paisaje asturiano con los clásicos hórreos. «Los hórreos están desapareciendo y quiero dejar constancia de cómo eran y dónde estaban», afirmó tajante Roces. Pero, sin duda, una de sus obras preferidas es una dedicada al bosque de las 'Xanas', donde utiliza tonos apagados, a los que da lucidez a través de la técnica del salpicado. «Es una obra que nadie puede imitar porque cada gota es diferente. Además, utilizo una técnica mixta donde dejar que se seque la pintura es muy importante». Con sus más de 70 años de trayectoria profesional, Roces ha viajado por numerosos países en los que se ha inspirado. «Anduve por el mundo haciendo muchas cosas, siempre pintando y dibujando y la suerte hay que buscarla. Hay que trabajar mucho y ser constante para tener buenos resultados», sentenciaba el pintor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos