Un coleccionista estadounidense es el comprador del 'caravaggio' de Toulouse

E. C.GIJÓN.

El administrador de fondos y coleccionista de arte estadounidense Tomilson Hill es el misterioso comprador de la pintura 'Judith y Holofernes' atribuida a Caravaggio, después de su hallazgo en un desván en Francia en 2014, afirmaron 'La Gazette Drouot' y el diario 'The New York Times'. La pintura debía venderse en una subasta el jueves en Toulouse, con un precio de salida de treinta millones de euros, pero esta esperada cita en el mercado del arte internacional fue anulada 48 horas antes, debido a una venta de común acuerdo, según anunció la casa de subastas Labarbe. Sin revelar ni la identidad del comprador ni el precio, Labarbe precisó el martes que se trataba de un «coleccionista cercano a un gran museo» y que el lienzo sería «próximamente restaurado y después expuesto en un gran museo». Y esto, según todos los indicios, responde al multimillonario Tom (su nombre usual) Hill.