El 'Ecce Homo' de Rañadorio cruza fronteras

El antes y el después de la talla de Santa Ana, patrona del pueblo, con la Virgen y el Niño. / E. C.
El antes y el después de la talla de Santa Ana, patrona del pueblo, con la Virgen y el Niño. / E. C.

'The Guardian' se ocupa de las tallas tinetenses mientras los restauradores piden «mano dura» al Principado

A. VILLACORTA GIJÓN.

La «restauración fallida» de tres tallas medievales de la ermita tinetense de Rañadorio a manos de la estanquera de La Espina, María Luisa Menéndez, ya ha cruzado fronteras y periódicos como 'The Guardian' se hacen eco de lo que el consejero de Cultura del Principado, Genaro Alonso, ha calificado de «venganza». El diario británico, que cita a EL COMERCIO, explica a sus lectores que, según el restaurador Luis Suárez Saro, despropósitos artísticos de tal magnitud se deben «a la ignorancia y a una falta de sensibilidad hacia el estado original» de las piezas por parte de sus coloristas y bienintencionados autores. En su mayor parte, «pintores amateurs que no saben ni a lo que se enfrentan».

Pero Suárez Saro no es el único que ha puesto el grito en el cielo, porque la presidenta de la Asociación de Conservadores y Restauradores de Bienes Culturales del Principado de Asturias (Ara), Marta Flórez, mostró ayer su «indignación», al tiempo que reclamó «mano dura por parte de la Consejería de Cultura para ponerle freno a aberraciones de este tipo, porque todas las obras de arte merecen ser respetadas, pero aún más cuando son del siglo XV y, por lo tanto, irrecuperables».

«No puede ser. Esto hay que pararlo ya con sanciones económicas tanto a quien lo ejecuta como a quien lo autoriza, en este caso, la Iglesia», defendió Flórez, que recordó que estamos ante «patrimonio de todos los españoles».

Más información

Temas

Tineo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos