Cornión apuesta por la escultura

Francisco Fresno, Tadanori Yamaguchi, Pablo Maojo y Ernesto Knörr. / FOTOS: JOAQUÍN PAÑEDA
Francisco Fresno, Tadanori Yamaguchi, Pablo Maojo y Ernesto Knörr. / FOTOS: JOAQUÍN PAÑEDA

Yamaguchi, Knörr, Maojo y Fresno se alían en 'Piedra, metal o madera' | Fuerza y sensiblidad se unen en las obras recién salidas de los talleres de los cuatro artistas, «pilares» de la creación escultórica en Asturias

PABLO A. MARÍN ESTRADA GIJÓN.

Cuatro artistas que comparten el mismo tiempo y el mismo espacio de trabajo en Asturias, Tadanori Yamaguchi, Ernesto Knörr, Francisco Fresno y Pablo Maojo protagonizan la exposición 'Piedra, metal o madera' que desde ayer y hasta el próximo 22 de junio se puede visitar en la Galería Cornión. Piezas de diferentes volúmenes o texturas y realizadas en lenguajes o materiales igualmente diversos integran esta muestra con la que la sala fundada por Amador Fernández vuelve en su nueva etapa a acercarse a la escultura, una disciplina que siempre tuvo en ella un lugar de relevancia.

El propio galerista destacaba, momentos antes de la inauguración, que «desde nuestros orígenes tuvimos un especial interés y aprecio por lo escultórico» y recordaba el vínculo de autores como Navascués con la antigua 'Atalaya', la presencia en su sala de Joaquín Rubio Camín «durante toda su vida» o el paso de artistas como los vascos Basterretxea, Oteiza o Chillida. Respecto a la exposición actual señalaba haberla preparado «con mucho cariño» y que además del éxito comercial («indispensable por razones lógicas de subsistencia») le gustaría que alcanzase la proyección necesaria para mostrar «que aquí están cuatro escultores extraordinarios con propuestas y mundos distintos, pero que conviven perfectamente entre sí».

Fuerza y sensibilidad eran los calificativos empleados por Fernández para definir el trabajo de los autores presentes en 'Piedra, metal o madera' y particularizándolos resaltaba «la potencia de Maojo y Knörr o la delicadeza de Fresno y Yamaguchi, en su caso unida a un peso importante. El conjunto sirve para ratificar que son cuatro pilares de la escultura que se hace en esta región», afirmaba.

La muestra colectiva revela a través de las piezas contenidas en ella las inquietudes del trabajo más actual de estos artistas, ya que en su mayoría son obras recién salidas de sus talleres. Todos ellos se mostraban satisfechos de colaborar en el proyecto después de ver el resultado en las salas de Cornión. «Uno siempre está con la intriga de saber qué aporta y lo que traerán los demás. En este caso estoy muy contento», confesaba Pablo Maojo, quien participa con creaciones a las que aún daba el último repaso hace unos días o nuevas formas como el 'totem', ya había expuesto en Madrid. También frescas son las esculturas del japonés afincado en Pravia Tadanori Yamaguchi, «parte del trabajo en el que sigo cada día investigando», y que coincidía en expresar su agrado por compartir espacio con «unos artistas que aunque somos muy diferentes nos entendemos muy bien».

Para Ernesto Knörr el nexo de convergencia entre su obra y la de los otros escultores presentes en Cornión es evidente: «Somos contemporáneos y aparte de la diversidad hay un reflejo claro del tiempo que vivimos», declaraba. Su aportación a la muestra son varias piezas de gran formato, entre ellas esculturas de pared «una novedad, en mi caso». Recientes también son los trabajos en metal de Francisco Fresno inspirados en las líneas de la orilla de un mar del sur: «Estar aquí es una enorme satisfacción. La propia sala facilita espacios singularizados y a la vez el diálogo entre todas las obras», expresaba.