Cuervo-Arango guía una visita al Museo de Bellas Artes

José Ramón Cuervo-Arango, ante dos de sus obras. /  PABLO LORENZANA
José Ramón Cuervo-Arango, ante dos de sus obras. / PABLO LORENZANA

El autor de la muestra 'Mi paisaje' la recorrerá con los participantes en una actividad organizada por el Aula de Cultura de EL COMERCIO

LUIS MENÉNDEZ GIJÓN.

José Ramón Cuervo-Arango lleva una vida entera disparando sobre todo lo que le rodea. Lo hace con sus cámaras analógicas, siempre en blanco y negro riguroso, con el objetivo de captar emociones y ponerlas sobre el papel. Fruto de esos cuarenta años de trabajo nació la exposición 'Mi paisaje', una antológica que cuelga de las paredes del Museo de Bellas Artes de Asturias y que los visitantes podrán recorrer el jueves de una forma muy especial.

Organizada por el Aula de Cultura de EL COMERCIO, se desarrollará una visita guiada que contará con el mejor de los guías, el propio autor de la muestra. Será a partir de las 18 horas y para inscribirse únicamente es necesario enviar un correo electrónico a auladecultura@elcomercio.es.

Se trata de una oportunidad única de acercarse a la obra de un autor que ha llevado su obra a Francia, Estados Unidos o Alemania, pero que siempre ha tenido en Asturias su punto de anclaje. Cien instantáneas, todas ellas copiadas por el propio artista durante un año de laborioso trabajo en el laboratorio.

Médico de profesión, José Ramón Cuervo-Arango compró su primera cámara hacia 1970. Comenzó entonces un proceso de formación autodidacta que le llevó, ya a finales de esa década, a encontrar su propio lenguaje, especialmente centrado en la interpretación de la luz, verdadera creadora, según reconoce el fotógrafo, de la imagen y esencia de su quehacer fotográfico. Así que todas las imágenes recogidas en esta muestra que cuelga de las tres salas de exposiciones temporales del gran museo asturiano son obras en sí mismas. No están adscritas a series, son momentos únicos captados para ser compartidos por el gijonés.

La muestra ha contando con la colaboración de la empresa TSK, la fundación bancaria Cajastur y el Ayuntamiento de Gijón, que han unido fuerzas para que se pueda editar un cuidadísimo catálogo.