La Escuela de Arte pide «mayor control» para evitar casos como el de Rañadorio

P. M. GIJÓN.

Quienes estudian en Asturias para ser restauradores profesionales de arte están sencillamente indignados y, como ellos, sus profesores. La Escuela Superior de Arte del Principado en su totalidad se ha unido ante el reciente caso de la intervención realizada sobre las esculturas de Rañadorio, hecha pública por EL COMERCIO, para dar cuenta de su «estupor y más profundo pesar ante lo ocurrido» y preguntarse «cómo es posible que el Patrimonio Cultural esté expuestode este modo».

Estudiantes y profesores concluyen su protesta solicitando que haya «un mayor control ante este tipo de intervenciones y que ante estas situaciones se tomen las medidas adecuadas, conforme a la ley», según recogieron en un comunicado hecho público ayer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos