«La fábrica de la Vega debería estar abierta todo el año a usos culturales»

El artista plástico y profesor de arte, Pablo de Lillo. /  HUGO ÁLVAREZ
El artista plástico y profesor de arte, Pablo de Lillo. / HUGO ÁLVAREZ

Pablo de Lillo Artista plástico y profesor de arte

ALBERTO ARCE

Arreglos de última hora, prisas y frenesí creativo. Tres claves para entender lo que está ocurriendo en estos momentos en la antigua fábrica de armas de La Vega de Oviedo. La FPAbrica en Premios, así ha rebautizado la Fundación Princesa al recinto, que albergará desde mañana hasta el próximo 17 de octubre alrededor de sesenta propuestas distintas, dirigidas a todos los públicos y que incluyen instalaciones artísticas, exposiciones, proyecciones de cine, teatro, juegos y conciertos.

Una semana que, sin embargo, a algunos les sabe a poco. Y es que, para el artista plástico y profesor de arte, el ovetense Pablo de Lillo, con eso no basta: «La Fábrica de La Vega debería estar abierta durante todo el año a usos culturales», sentenció a este diario. «Con una gestión buena, pondría a Oviedo en el mapa», aseveró.

«El potencial que tiene el espacio es alucinante. Casi abruma entrar allí y darse cuenta del gran escenario cultural que se están perdiendo Asturias y Oviedo», enfatizó. «Estaría genial tener eso a disposición del arte durante todo el año», apostilló De Lillo. En sus palabras, «la Noche Blanca significó eso, la dificultad de abarcarlo todo», y el de la FPAbrica, si bien «es un formato más alargado, requiere un apoyo público y privado para extenderlo».

De ese modo, y durante el próximo fin de semana, De Lillo llevará a cabo dos iniciativas diferentes. La primera, 'El jardín de Jerónimo', un taller pictórico con el que mostrará a un total de cuarenta escolares algunas de las características compositivas y técnicas a través del 'Jardín de las delicias', el mítico tríptico de El Bosco, en el apartado de la Escuela de Artes y Oficios. Allí, los niños pintarán sobre un fondo de dos metros los elementos interiores de la obra.

La segunda, 'La sombra de la luz', dirigida al público adulto, consistirá en un paseo a través del claroscuro con un bodegón barroco al estilo de Juan Sánchez Cotán que servirá para «tratar el conflicto de la técnica y la luz», advirtió el artista.