Un gijonés, pintor de cabecera de Cristiano Ronaldo

Un gijonés, pintor de cabecera de Cristiano Ronaldo
Georgina Rodríguez posa bajo un cuadro de Carlos García. Es una cruz perteneciente a la serie 'Forma II'. / INSTAGRAM

A. VILLACORTA

Más que forofo del Real Madrid o de la Juventus, el pintor Carlos García (Gijón, 1978) se confiesa fan «del buen fútbol y de Ronaldo», que además es su mecenas. Una amistad que comenzó casi por casualidad, gracias a intermediarios como el arquitecto Joaquín Torres o el histórico jugador blanco Emilio Butragueño, y que ha convertido al artista asturiano en uno de los pintores de cabecera del astro portugués del balompié.

Su relación con Cristiano es tan estrecha que el futbolista y su mujer han adquirido ya varias de sus piezas y ayer estaba previsto que Georgina Rodríguez acudiese a la inauguración de una retrospectiva de su obra en la madrileña Galería Gaudí (una treintena de obras agrupadas con el título 'Materia' y que podrá disfrutarse hasta el próximo 27 de marzo), pero, finalmente, un compromiso de última hora impidió a la modelo estar presente para acompañarle.

Aún así, Carlos García reconoce que la cuenta de Instagram de la catalana se ha convertido en uno de los mejores escaparates para este pintor y escultor, como demuestra una publicación en la que Rodríguez aparece en el salón de su casa bajo uno de los cuadros firmados por él y que ha acumulado ya más de 1.360.000 'me gustas' y cerca de 6.000 comentarios.

Otra buena muestra de la confianza que ha depositado en el gijonés el clan de los Dos Santos Aveiro es que recurrieron a él para arreglar el desaguisado artístico que se produjo cuando el artista luso Emmanuel Santos esculpió un busto de CR7 para colocarlo en el Aeropuerto de Madeira 'Cristiano Ronaldo' y, a decir verdad, salió poco favorecido. Un 'Ecce Homo' de Borja en versión portuguesa en toda regla que disgustó a toda la familia, que rápidamente se propuso sustituirlo.

«Recibí una llamada de su hermano para hacer un nuevo busto y me puse a ello», contaba ayer Carlos García, quien, tras un año de críticas, memes y bromas con el rostro del ídolo de masas como protagonista, remató en apenas dos meses una pieza en bronce en la que quiso «representarlo casi como un Dios para transmitir los valores que la gente ve en él» y darle «un aire clásico, de escultura griega», como corresponde a un hombre que ya es historia viva del fútbol. Un resultado a mayor gloria del delantero que «ha encantado» a la estrella, «porque lo es», aunque también «alguien cercano en el trato».

Y, ya con la misión cumplida, aunque «un poco desencantado con su marcha del Madrid», ahora Carlos García ha podido dedicarse a seguir creando una obra que recorre diferentes medios, de la escultura a la pintura pasando por la fotografía, la instalación o el vídeo. Todo ello, desde una perspectiva contemporánea y a través de lenguajes abstractos, cercanos al minimalismo, al Arte Matérico y al Arte Povera.

Un 'arte pobre' que ha encandilado a Ronaldo y Georgina y que dio sus primeros pasos en Gijón, porque Carlos García firma también los bustos del cura Bardales y de Anselmo López en el túnel de salida de los vestuarios de El Molinón, donde el propio artista llegó a jugar en el Torneo de Barrios.

Hoy ha recorrido todo el mundo (acumula residencias durante varios meses tanto en Washington como en New York, exposiciones en México DF, investigación en Puerto Rico, conferencias en Tokyo, creación de piezas 'in situ' para coleccionistas en Qatar, proyectos en Indonesia...) y ha conseguido colarse incluso en la Zarzuela. Y es que el Gobierno del Principado escogió una de sus piezas como obsequio a los Reyes durante su visita a Asturias con motivo de los Premios Princesa. Para no perderlo de vista.