Julia sueña con Colón

'Julia' ya reina en pleno centro de Madrid. :/EFE
'Julia' ya reina en pleno centro de Madrid. : / EFE

La monumental escultura de Jaume Plensa estará un año en Madrid y luego viajará por el mundo con el patrocinio de la Fundación María Cristina Masaveu Peterson

MIGUEL LORENCI

Julia quizá sueña con Colón. Así cabe pensarlo al ver la gran escultura de Jaume Plensa (Barcelona, 1955) recién plantada en el que fuera el podio de la estatua del navegante y descubridor, en la madrileña plaza que lleva su nombre. Julia, un enternecedor, joven, sugestivo y níveo rostro femenino de doce metros de alto, tiene los ojos cerrados en una dulce y tranquilizadora ensoñación. Pasará un año en un emplazamiento «necesitado de una chispita de ternura», según Plensa.

La pieza, elaborada en resina de poliéster y polvo de mármol, es una de las 'hermanas' que Plensa, nuestro escultor más internacional, ha mostrado por el mundo, como las evocadoras 'niñas durmientes' que plantó sobre una vieja mina cerca de Liverpool, en el Reino Unido, o en la bahía de Río de Janeiro, a los pies del Corcovado, en Brasil. Pertenece Julia a la Fundación María Cristina Masaveu Peterson (FMCMP), que la cede por un año al Ayuntamiento de Madrid a coste cero para el contribuyente. Servirá, según Plensa, para «introducir esa ternura» y hacer «a la gente sentirse parte de la comunidad». Pidió a los ciudadanos que «cuiden un poco» la pieza «porque el arte es lo más precioso que hay, aunque no sirva para nada».

El consistorio inicia con Julia un proyecto que alternará cada doce meses una escultura de gran formato en el antiguo podio de la columna de Colón y que contará con el mecenazgo de la fundación asturiana durante las tres primeras convocatorias. Cada nueva obra se seleccionará por concurso público. La elección de Plensa pretende «servir de impulso para promover el desarrollo de proyectos futuros», según la fundación.

Creada ex profeso para este noble rincón de la capital, Julia estará soñando en su privilegiado emplazamiento, junto a la Biblioteca Nacional y frente al que será el nuevo edificio de Norman Foster en Madrid, hasta el 20 diciembre de 2019. «Será como un mantel en blanco en donde cada cual pinte sus sueños», dice el artista de una pieza única que cambiará temporalmente la percepción del paisaje urbano y marcará un nuevo hito en la geografía de la capital.

«Julia está dirigida al corazón de nuestro ser. Una escultura también es un estado de ánimo y creo que al estar con los ojos cerrados dirige su mirada hacia el interior», dijo Plensa. «Es un espejo poético y virtual en el que cada uno de nosotros pueda verse reflejado en sus preguntas más íntimas provocando un instante de reflexión personal e íntimo dentro del agitado dinamismo que genera el espacio público», planteó el universal artista catalán

Esta innovadora iniciativa de patrocinio de la fundación asturiana hace posible que por primera vez Plensa –Premio Velázquez de las Artes en 2013– exponga una obra de este porte en España. Artista de «materiales, sensaciones e ideas», sus referencias abarcan la literatura, la poesía, la música y el pensamiento. Sus obras se dirigen a la condición misma del ser, «a su esencia física y espiritual, la conciencia de sí mismo y de su pasado, sus códigos morales y dogmas y su relación con la naturaleza».

Él se considera, ante todo, escultor, aunque ha transitado por múltiples disciplinas, de la instalación a la estampa pasando por el vídeo. Estudió en la Llotja y en el Bellas Artes Sant Jordi en Barcelona y desde 1980, el año de su primera exposición en la Ciudad Condal, ha vivido y trabajado en Alemania, Bélgica, Inglaterra, Francia y EE UU.

Plensa, que actualmente reside de nuevo en Barcelona, expone en galerías y museos de Europa, Estados Unidos y Asia. Una parte muy significativa de su obra es la que desarrolla para espacios públicos y hay piezas suyas instaladas de forma permanente en Francia, Japón, Inglaterra, Corea, Alemania, Canadá, Estados Unidos y China.

La Fundación María Cristina Masaveu Peterson fue creada en 2006 «con la vocación de impulsar, dentro de la tradición de mecenazgo y patrocinio de la familia Masaveu, la cultura, la formación e investigación científica a nivel nacional e internacional, con especial atención en Asturias». La inauguración de la obra de Plensa sirvió también para estrenar las instalaciones de la Fundación en la calle Alcalá Galiano de Madrid. Después de varios años de obras, el edificio ya está listo para comenzar su actividad. El año que comienza está previsto que se inaugure oficialmente con una exposición con obras del siglo XIX de la Colección Masaveu.