Laboral transita del arte al medio ambiente

De izquierda a derecha, Alberto Valverde, María Castellanos, Anna Dumitriu, Alex May, Amanda Wilson, Karin Ohlenschläger y Javier Cristobo, en las jornadas de puertas abiertas organizadas ayer en el centro de arte, con el auspicio de Amigos de Laboral. /  CAROLINA SANTOS
De izquierda a derecha, Alberto Valverde, María Castellanos, Anna Dumitriu, Alex May, Amanda Wilson, Karin Ohlenschläger y Javier Cristobo, en las jornadas de puertas abiertas organizadas ayer en el centro de arte, con el auspicio de Amigos de Laboral. / CAROLINA SANTOS

El proyecto 'ArchaeaBot' se suma a la instalación 'The Plants Sense', que permite experimentar el lenguaje secreto de las plantas con un traje El centro presenta un robot subacuático, combinando una forma de vida arcaica con inteligencia artificial

A. VILLACORTA GIJÓN.

«¿Qué relación hay entre el arte y la ciencia? Pues, aunque algunos puedan considerar que son opuestos, lo cierto es que lo que define tanto a un buen científico como a un buen artista son la curiosidad, el entusiasmo y la capacidad de tener la mente abierta para hacer visible lo invisible». Lo resumió ayer Karin Ohlenschläger, directora de actividades de Laboral Centro de Arte y Creación Industrial, que acaba de inaugurar curso adentrándose en los difusos límites entre la creación artística y el medio ambiente con el proyecto 'ArchaeaBot'.

Firmado por los artistas británicos Anna Dumitriu y Alex May, 'ArchaeaBot' es una instalación robótica submarina desarrollada a través de un residencia de la European Media Art Platform en Laboral. Una pieza que explora el significado de la vida en un futuro más allá del cambio climático y la singularidad tecnológica basada en un investigaciones recientes sobre las arqueas (una de las formas microbiológicas más antiguas que existen en la Tierra), combinándolas con los últimos avances en aprendizaje automático e inteligencia artificial.

Dumitriu y May, que colaboraron con la científica Amanda Wilson, buscan «la especie definitiva para el fin del mundo». Una reflexión sobre «los robots que hipotéticamente vamos a crear y desarrollar y que incluso sobrevivirán a nuestra propia existencia», como explicaron los creadores en el marco de dos mesas redondas celebradas ayer como parte de la jornada de puertas abiertas organizada con el auspicio de la Asociación de Amigos de Laboral, de la que forma parte EL COMERCIO. Junto a ellos estuvieron el director del Centro Oceanográfico de Gijón, Javier Cristobo, y los artistas María Castellanos y Alberto Valverde, que también se zambullen en los retos medioambientales del planeta en 'The Plants Sense', instalación que permite al público, a través de un traje-interfaz inteligente, «conocer y experimentar el lenguaje secreto de las plantas». Un trabajo incluido en el programa 'Starts' de la Comisión Europea y también de carácter transdisciplinar, porque conecta arte, ciencia, tecnología y sociedad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos