Lección de amor y arte en el Museo Barjola

Geometrías de material reciclado de Job Sánchez. / CAROLINA SANTOS
Geometrías de material reciclado de Job Sánchez. / CAROLINA SANTOS

'Vínculos y percepciones' reúne una serie de obras que revelan el mundo de una niña con síndrome de Rett | Pablo de Castro comenzó a coleccionar pintura, escultura y fotografía con la enfermedad de Jimena como inspiración inconsciente

SARA PÉREZGIJÓN.

Pablo de Castro conoció el síndrome de Rett en 2009, cuando su hija Jimena recibió el diagnóstico. En ese momento, este vallisoletano advirtió que todo el arte que comienza a coleccionar se encuentra relacionado con su hija y su enfermedad, pero lo que se inicia de una manera inconsciente se acaba convirtiendo en el hilo conductor de toda una colección de obras que se pone por tercera vez ante la mirada pública.

El Museo Barjola acoge en sus paredes 'Vínculos y percepciones: codificando el mundo de Jimena', una amplia variedad de obras, desde pinturas hasta esculturas y fotografías, que se unen para contar la historia de un padre desde el momento en el que descubre que su hija padece la enfermedad de Rett. En un recorrido por estas piezas, podemos encontrar nombres de artistas contemporáneos como Darío Urzay, Alain Urrutia, Irene González y Rebeca Menéndez, artista de la pieza principal de la colección ya que, después del diagnóstico de su hija, fue la primera que adquirió el coleccionista en un impulso de conexión con Jimena. Se trataba de una niña colgada del techo a la que se le había caído un zapato. Rebeca Menéndez, a través de sus obras de niñas inmersas en juegos aparentemente inocentes, explora un mundo de contradicciones, entre lo oculto y lo visible.

A raíz de esta pieza que abre la colección, De Castro ha ido construyendo poco a poco un mundo donde nos encontramos, por un lado, su experiencia vital vinculada con esta enfermedad y, por otro, que facilitan la conexión con su hija. «Cuando vi esta obra, pensé que era Esther recibiendo el sobre con el diagnóstico, sin poder estar con ella, por lo menos para soportarnos mutuamente nuestro dolor», comentaba Pablo de Castro de la obra de Ana Soler, perteneciente a la serie 'Suicidios cotidianos'.

'Vínculos y percepciones' profundiza y nos acerca a esta enfermedad rara, donde la mutación, la confusión, la duda, el anhelo y el juego cobran un papel protagonista al ser el propio reflejo del Síndrome de Rett y, más en particular, de Jimena. «Todo aquello relacionado con la superposición, el error, la mutación, un cambio imprevisto o no deseado, no es más que el síndrome de Rett», explicaba el coleccionista castellano. Es una exposición muy especial que lleva gestándose bastante tiempo, según comentaba una de las comisarias Nuria Fernández, y que busca un acercamiento a las personas con el objetivo de que todos comencemos a entender lo diferente y a tolerarlo, que «aprendamos a vivir con la vida al fin y al cabo».

Además de piezas autobiográficas que reflejan el día a día de padre e hija, también nos encontramos con otras obras más dinámicas que emplea Pablo para interactuar con Jimena por medio de la diversión, incluso a partir de algunas de ellas ha creado juegos como los de la memoria o las parejas. Por ello, toda la exposición «es una auténtica lección de vida y de arte».