«La misión del diálogo debe ser conocer la opinión del otro»

Manuel Cruz Filósofo

D. MEDRANO GIJÓN.

Manuel Cruz (Barcelona, 1951), catedrático de Filosofía Contemporánea en la Universidad de Barcelona, diputado por el PSOE, ensayista acude a la última edición del Cultur3 Club a presentar su último título, 'Pensar en voz alta' (Herder, 2018).

-¿Qué opina de este festival que une literatura, música y artes plásticas?

-La sola idea de que haya un espacio contemporáneo que intente sacar a la cultura de su especialismo estéril me parece mucho más que loable. Lo fecundo en toda suerte de ámbitos culturales ha de ser su carácter público. 'Pensar en voz alta' es un homenaje al diálogo en términos no políticos: no es negociación. La misión del diálogo debe ser conocer la opinión del otro.

-Usted no es un filósofo de la oscuridad, habla claro en todos sus libros.

-La función o tarea del pensador es única: intentar entender el presente, lo que está pasando. Inventa conceptos para eso mismo: entender lo que nos pasa. Hacerse entender debe ser siempre la meta, pero sin renunciar a las palabras exactas y precisas de la propia filosofía.

-Muchos de sus textos son auténticas «prospectivas», luchan por hacerse vida.

-Las ideas del pensamiento son mínimas en esta sociedad. El mundo se rige por otras lógicas inmediatas. Hay consenso, se lo digo como diputado, entre todas las fuerzas políticas en no perder la filosofía.

-Algunos de sus compañeros aseguran que el precariado ha llegado para quedarse y cómo el estado de bienestar, tal y como lo conocimos, no volverá.

-De acuerdo, son elementos irreversibles. No se pueden adoptar lógicas del pasado en un mundo globalizado como el actual. La única manera de no renunciar al estado de bienestar es por medio del estado: es él quien garantiza algo decisivo, la redistribución.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos