El movimiento detenido en instantes de luz

Dos de las fotografías de Luz Sol sobre las galas de ballet./
Dos de las fotografías de Luz Sol sobre las galas de ballet.

Comisariada por Cristina Valle y vinculada a la Gala del jueves, reúne algo más de una veintena de fotos de lo que sucede dentro y fuera del escenario La Escuela de Comercio revela toda la belleza del ballet en una exposición

M. F. ANTUÑAGIJON.

El próximo jueves, el Jovellanos alza el telón a la cuarta edición de la Gala Internacional de Ballet de Gijón que, bajo la dirección artística del gijonés Álvaro Rodríguez Piñera, bailarín solista de la Ópera de Burdeos, saca a escena a importantes solistas internacional para dar vida a coreografías de Marius Petipa, Serge Lifar, Rudolf Nureyev, Kenneth MacMillan, Charles Jude, Ludmila Komkova o Mathilde Van de Wiele. Pero en esta ocasión, además de movimiento, habrá instantes mágicos detenidos en el tiempo por obra y gracia de la fotografía. La también gijonesa Cristina Valle comisaría la exposición 'El cuerpo y el espacio, bajo la luz', un trabajo documental que se podrá ver en la segunda planta de la Escuela de Comercio de Gijón. Desde el miércoles próximo y hasta el 2 de agosto se exhibirán las imágenes de Kusi Castro y Luz Sol.

Potencia visual

«La danza tiene una potencia visual enorme y queríamos mostrar lo que se pierde en las galas, lo que se esfuma en un minuto, por eso me parecía atractiva la exposición», anota Cristina Valle, arquitecta afincada en París que unió fuerzas con el bailarín gijonés par alumbrar esta exposición. «Quería acercar esos momentos tan bonitos que normalmente el público ve desde la distancia», explica la comisaría, que subraya que las fotografías se detienen en la geometría perfecta, que revelan la obsesión por la postura y que, más allá del escenario, se adentra también en lo que ocurre entre bambalinas.

Cristina Valle le hizo la propuesta a Álvaro Rodríguez Piñera y unió a fotógrafos y bailarines en la aventura, porque a las fotos profesionales se unen otras realizadas por ellos mismos. «La exposición también habla de la cara oculta del ballet, de los procesos previos, busca desvelar esa construcción y congelar pequeños momentos». Porque la gala comienza a la hora marcada, pero antes de salir a escena hay mucho más. Todo ello se revela en algo más de una veintena de imágenes.