«Mi objetivo es conseguir que el tiempo se detenga delante de mis cuadros»

Javier Victorero, ayer, ante uno de sus cuadros. / A. PIÑA
Javier Victorero, ayer, ante uno de sus cuadros. / A. PIÑA

Javier Victorero transforma el Bellas Artes en su particular jardín en una nueva etapa del programa dedicado a los artistas asturianos de hoy

MIGUEL ROJO OVIEDO.

«Me gusta el arte que mira hacia el interior, no el que busca hacer propaganda». Así se explica Javier Victorero (Oviedo, 1967) ante la colección de cuadros que muestra en el Museo de Bellas Artes de Asturias hasta el próximo 23 de diciembre. Forman parte de la muestra 'En el jardín', un conjunto de obras realizadas en los últimos años por este artista afincado en Gijón en las que trata de establecer una analogía entre el arte y el jardín, pero también, entre el pintor y el jardinero. «Este es el proyecto de un pintor. Yo me considero pintor más que artista, así que necesité de un ceramista para que torneara unas piezas que se incluyen en la exposición y de un técnico de sonido para crear las atmósferas, que consisten en una composición musical de percusión, podría decirse, que recrea la caída de gotas de agua».

Así, mientras se pasea entre las sutiles geometrías de color que conforman este personal vergel artístico, se escuchan cadencias, se imponen silencios, y el discurrir del agua se transforma en algún momento «en el sonido grabado de una fuente de un patio de Granada». Porque la invitación del artista es la de entrar en su jardín, disfrutar de él, olvidarse de los problemas, vivir, en definitiva, esos momentos de eternidad que solo la introspección de quien se olvida de todo y se sumerge en la creación artística consigue alcanzar. Aunque sea por unos minutos. «Mi objetivo es conseguir que el tiempo no pase, que se detenga delante de mis cuadros», explica el artista. Por eso también incluye en la muestra un banco escultórico, muy trabajado, que es a la vez escalera en un rincón. «Representa ese espacio en el que sentarse a contemplar el jardín», explica. Y aclara: «Es para que te sientes y te olvides de tu cuerpo, veas alguna pieza y escuches el agua correr». Así que siéntense, y disfruten, que aunque no lo parezca, este banco sí es para sentarse.

'En el jardín' es un proyecto específico de Victorero para el patio y las salas de exposiciones temporales de la planta baja del Palacio de Velarde, el décimo a cargo de un artista contemporáneo que se realiza en la pinacoteca bajo la dirección de Alfonso Palacio.

Cada obra es a la vez la recreación de un jardín en sí misma, pero no un jardín físico, «sino un intento de ordenar el caos, que es algo que también hacen los jardineros», detalla. Y a través de cada una de ellas invita a una exploración intelectual, a una reflexión personal. «En estos tiempos tan agresivos, el jardín representa ese lugar donde ensoñarse, encontrarse con uno mismo y vivir esos momentos de eternidad, de goce de los sentidos».

 

Fotos

Vídeos