La obra de José Legazpi se muestra en la Junta General

Alfonso Palacio, Pedro Sanjurjo, Soledad Álvarez y José Legazpi, en la exposición en la Junta General. /  PABLO LORENZANA
Alfonso Palacio, Pedro Sanjurjo, Soledad Álvarez y José Legazpi, en la exposición en la Junta General. / PABLO LORENZANA

D. MEDRANO OVIEDO.

Las ya tradicionales Jornadas de Puertas Abiertas de la Junta General del Principado de Asturias, en el marco de colaboración continua con el Museo de Bellas Artes de Asturias, tienen este año como protagonista a José Legazpi (Bras, Taramundi, 1943). Ayer se inauguraba la muestra con presencia del autor, del director del museo, Alfonso Palacio, la comisaria de la exposición, la catedrática de Historia del Arte de la Universidad de Oviedo Soledad Álvarez, y Pedro Sanjurjo, presidente de la Cámara, quien describió la exposición: «Arte y memoria se juntan en estas piezas llenas de emoción y respeto por las tradiciones originales. Y en su serie de retratos desvela una declaración ética y un discurso estético que tienen aún mucho camino por recorrer juntos».

Todo Legazpi, pintura y escultura, en dos líneas generales como objeto de la muestra: 'Ingenios' (1985-1992) y 'Perra vida' (2017). Escribe Soledad Álvarez, comisaria de la muestra, a propósito de ambas: «Los 'Ingenios' son grandes esculturas exentas de madera de castaño que, en su definición formal y con un sentido lúdico, recuperan tradiciones ancestrales del entorno geocultural del artista. 'Perra Vida' representa con una voluntad cronística diversos personajes en situaciones de marginación social con un lenguaje caracterizado por la alianza indisoluble entre la técnica, la forma y el tema, al margen de los límites entre pintura y escultura».

El creador tuvo unas breves palabras para manifestar, por un lado, su impotencia, frente al hecho físico marginal, personajes que desbordan la realidad y se salen de ella; por el otro, su reconciliación con la injusticia social en sus exponentes más notorios. La ternura, junto a la poesía rumana, francesa y canadiense en la obra de Irving Layton, configuran el papel en blanco frente al reto de reconciliar a tales mártires con algún tipo de música social e interna.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos