Puxagallery, entre lo lúcido y lo lúdico

Sandra Val. 'Las formas del vacío', 2018, porcelana, metal, madera, latón. /
Sandra Val. 'Las formas del vacío', 2018, porcelana, metal, madera, latón.

Bajo el título 'Likes 2018', once artistas exponen en la calle Santa Teresa hasta el 26 de mayo La galería madrileña con sello asturiano cumple dos años esta primavera con una celebración colectiva

A. VILLACORTA GIJÓN.

Esta primavera que nos estalla en los sentidos se cumplen dos años desde que Puxagallery abriese sus puertas al arte en la madrileña calle de Santa Teresa, un espacio para la creación con sello asturiano que ha conseguido consolidarse y presumir de talento norteño en la capital. Así que la mejor forma de festejarlo era con «una celebración colectiva» que acaba de inaugurarse y que reúne los trabajos de once artistas internacionales cuyas miradas, fundamentalmente intimistas, tienen en común su facilidad para armonizar lo lúcido y lo lúdico.

Ese es el espíritu con el que 'Likes 2018' -que es así como se ha llamado esta fiesta artística- mostrará, hasta el próximo 26 de mayo, sus piezas. Un encuentro multidisciplinar que permite distintos paseos visuales, virando de una serie de paisajes introspectivos hacia el silencio meditativo, la mirada figurativa, la energía expresionista o la depuración geométrica. Y todo, sin más pretensiones que apostar por lo bien hecho, lo sugerente y lo sorprendente, induciendo al debate amistoso, o meramente contemplativo, para comprender -y superar, si cabe- cualquier posicionamiento dogmático.

Libres ya de dogmas, pinturas, esculturas, fotografías, instalaciones y diseños conviven en una muestra que se ha configurado en tres estancias consecutivas, conjugando la iluminación escenográfica de cada una de las obras expuestas.

Y, así, en la sala 1, a la entrada de la galería, se establecen conexiones con la alegría cromática del diseño funcional de Enorme Estudio, la capacidad gestual del asturiano y siempre enérgico Luis Fega, los silencios compositivos de otro astur de adopción, Ramón Isidoro, el genio volumétrico de la madera blanca del maliayo Pablo Maojo o el tiempo detenido por la cámara pictorialista del alemán Thomas Nölle.

La sinfonía continúa con un interludio narrativo, desvelando en los guiños figurativos de Santi Lara y Pedro Fano -ambos, becados en distintas ediciones de la Semana de Arte Contemporáneo de Asturias, patrocinada por EL COMERCIO-, para dar paso a una sala que concluye con la fuerza radiante e intuitiva de la costarricense Aimée Joaristi, la maestría geométrica de Santiago Serrano, las cicatrices aúricas de Sandra Val -también becaria de AlNorte- y la poética plástica del ovetense Javier Victorero. Primavera para los sentidos. Puxa.

 

Fotos

Vídeos