La trastienda artística de Joaquín Sorolla

El maestro, trabajando a pleno sol en la obra 'Niños en la playa'. Anónimo. /  FOTOGRAFÍAS: CATÁLOGO FUNDACIÓN MUSEO SOROLLA
El maestro, trabajando a pleno sol en la obra 'Niños en la playa'. Anónimo. / FOTOGRAFÍAS: CATÁLOGO FUNDACIÓN MUSEO SOROLLA

Las obras, cedidas por la Fundación Museo Sorolla, complementan a los 58 cuadros de la colección Masaveu, con los que compartirán la cúpula El Niemeyer abre el jueves dos exposiciones de fotografías y apuntes pictóricos del genio de la pintura

MIGUEL ROJO GIJÓN.

El próximo jueves se inaugra en la cúpula del Centro Niemeyer de Avilés la gran exposición 'Pedro Masaveu, pasión por Sorolla', que organiza la Fundación María Cristina Masaveu Peterson en colaboración con el Museo de Bellas Artes de Asturias -que presta 12 de las 58 obras del gran pintor valenciano que se podrán ver en Asturias hasta el próximo 6 de diciembre-, el Gobierno del Principado, el Puerto de Avilés y el consistorio avilesino. Junto a ella, flanqueándola y complementándola, se presentan otras dos muestras cedidas por la Fundación Museo Sorolla, una de fotografía y otra de apuntes pictóricos del artista.

La primera, 'Sorolla en su paraíso', pretende ofrecer un retrato fotográfico del pintor y de su universo creativo y personal, así como su forma de reflejar los ámbitos culturales y artísticos españoles «entre las vísperas de la Revolución de 1868 y la dictadura del general Primo de Rivera, mojones históricos entre los que discurrió su vida». Sorolla, por su fama, fue objetivo de fotógrafos como Antonio García, Christian Franzen, Campúa, González Ragel o Gertrude Kasëbier, que le retrataron en plena faena, en los ámbitos familiares y a lo largo de su vida.

Joaquín Sorolla llamaba por otra parte «notas de color» a los pequeños óleos que solía pintar sobre tablillas o cartones cuando salía al aire libre. La mayoría, explica el texto introductorio de la exposición, «son obras independientes a las que daba valor propio; de hecho envió muchas de ellas enmarcadas a las grandes exposiciones que hizo durante su vida». Aquí estas obras se titulan 'Notas de Asturias', pues el pintor realizó varias visitas a la región a lo largo de tres años y reflejó con su paleta también la luz del bajo Nalón.

Estas obras no son necesariamente preparatorias de ningún cuadro de mayor tamaño, aunque cumplen esa función en el sentido de ser un ejercicio, un entrenamiento: «mediante estas anotaciones rápidas y espontáneas, Sorolla se va empapando de las tonalidades particulares del colorido de un determinado escenario, de sus ambientes luminosos, los interioriza y los refleja en sus cuadros». Las tres juntas conforman la gran exposición del año en en Niemeyer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos