«Es una venganza, no una restauración», carga el Principado contra el 'Ecce Homo' de Tineo

El retablo pintado por María Luisa Menéndez, ayer, en la ermita de Rañadorio. / FOTOS: PALOMA UCHA
El retablo pintado por María Luisa Menéndez, ayer, en la ermita de Rañadorio. / FOTOS: PALOMA UCHA

Cultura encarga un informe para atribuir responsabilidades «por tamaño desaguisado» y abre la puerta a posibles sanciones

A. VILLACORTA / E. RODRÍGUEZ RAÑADORIO/OVIEDO.

«Eso no fue una restauración. Fue una venganza. Sí: una venganza». El consejero de Cultura del Principado, Genaro Alonso, se mostró ayer así de tajante a la hora de describir la intervención de una pintora aficionada sobre tres tallas de finales del siglo XV conservadas en la ermita del pueblo de Rañadorio, de apenas dieciséis habitantes y enclavado en la frontera entre Salas y Tineo.

Porque, aunque el titular de Cultura del Gobierno regional ya ha encargado un informe a un equipo de técnicos de la consejería, las coloristas imágenes -sacadas a la luz por EL COMERCIO- hablan por sí mismas, los especialistas han puesto el grito en el cielo y ahora el consejero no oculta su inquietud ante lo que ya se conoce en todo el país como el 'Ecce Homo' asturiano.

«Nuestra preocupación es clara. De hecho, ayer mismo (por el jueves), ordené a la directora general de Patrimonio, Otilia Requejo, que iniciara o abriera un expediente de averiguación de causa que puede llevar también parejo un expediente sancionador. Obramos como teníamos que obrar aparte del obvio disgusto por tamaño desaguisado», admitió Alonso, que abrió así la puerta a futuras multas. Sanciones que podrían recaer tanto en la autora material de la «venganza», la estanquera de La Espina, María Luisa Menéndez, como en el cura que, según la versión de la propia pintora, dio luz verde a la intervención, Arturo García, investigado ahora «para ver si ha incurrido en algún tipo de responsabilidad».

Más información

«Se abren al unísono el expediente informativo y, en su caso, el expediente sancionador o reparador. Está previsto en la Ley de Patrimonio», precisó acto seguido el consejero de Cultura, departamento que financió en 2003 con 1.500 euros la restauración profesional de las tallas medievales, de «un enorme valor histórico y artístico» a decir de los expertos, preocupados por determinar si el desastre es o no reversible.

Y, mientras que el Arzobispado de Oviedo reconoce que «los colores utilizados son cuando menos llamativos» y anuncia que también abrirá una investigación, reclama sin embargo «que no sea motivo de mofa alguien que lo hizo con la mejor voluntad». Así que la pelota está ahora en el tejado de la Dirección General de Patrimonio, que «para eso está. Para proteger los bienes, sean públicos, privados, de la Iglesia o de quien sea», zanjó Alonso.

Temas

Tineo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos