Javier Gutiérrez deja su huella en el paseo de la fama de Málaga

Javier Gutiérrez posa sus manos sobre el monolito inaugurado ayer en Málaga. / EFE
Javier Gutiérrez posa sus manos sobre el monolito inaugurado ayer en Málaga. / EFE

El actor asturiano recogió el galardón Málaga Sur. «Los premios que estoy recibiendo marcan una etapa muy hermosa en mi carrera»

F. TORRES / AGENCIAS

Otra alegría más para el actor asturiano Javier Gutiérrez. El ganador de dos premios Goya ('La isla mínima' y 'El autor) ya tiene su hueco en el Paseo Marítimo Antonio Banderas. Como es tradición, los profesionales que reciben el Premio Málaga-Sur cuentan con un monolito que se instala en el particular paseo de la fama malagueño. El acto para descubrir la placa reunió ayer a decenas de curiosos y seguidores de Gutiérrez, que pudieron saludarle y fotografiarse con él. Ya durante la noche, en la gala del Festival de Cine, el actor recibió el premio en el Teatro Cervantes.

Al acto asistieron el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre; el director del Festival, Juan Antonio Vigar; la concejala de Cultura, Gemma del Corral, y el director del diario 'Sur', Manolo Castillo. Tras atender a los curiosos, Gutiérrez aseguró que los premios que está recibiendo marcan «una etapa muy hermosa» después de todo lo que ha «sembrado» a lo largo de su carrera. Con respecto al éxito de 'Campeones', ganadora del último Goya a la mejor película, explicó que se trata de una cinta con «muchos componentes» que la hacen llegar al público «desde el principio».

Javier Gutiérrez pudo disfrutar de una jornada en el Festival de Málaga en la que el director y guionista Salvador Simó presentó su primer largometraje, 'Buñuel en el laberinto de las tortugas', una película de animación que habla del director español en su juventud y trata de acercar al público a esta figura «demasiado desconocida» para «entenderle por lo que hacía» en sus obras.

La película narra cómo un joven Luis Buñuel, que acaba de estrenar su primera película 'La edad de oro', acude a Las Hurdes, una de las regiones más pobres y olvidadas de España, para grabar un documental después de que a su amigo Ramón Acín le tocara la Lotería de Navidad. Se trata de una historia de amistad que cuenta un episodio del cine español en el que Luis se convierte en Buñuel.

Mientras, el actor Mario Casas ratificó en Málaga su regreso a la televisión con 'Instinto', una serie de Movistar + donde el gallego «se lanza a la piscina», como explicó él mismo gráficamente, porque «el calibre» de su personaje le ha supuesto un reto «emocional, físico y sexual». «Ha sido un placer y una oportunidad interpretar este personaje, estoy muy orgulloso, era difícil y complicado para mí, y creo que ha quedado genial. Espero que la gente disfrute», dijo Casas. 'Instinto' tiene mimbres de cine erótico y no esconde ninguna parte del cuerpo del actor desde el primer capítulo. Casas es Marco Mur, un joven empresario de éxito, millonario y asocial que sufre constantes ataques de ansiedad que no calma con nada, ni siquiera con sus numerosas visitas al club privado de lujo donde practica sus fantasías sexuales 'bondage'.